La Audiencia va a juzgar el día 22 a un pederasta de Porzuna

Pilar Muñoz
-
La Audiencia va a juzgar el día 22 a un pederasta de Porzuna - Foto: TOMÁ?S FERNÁ?NDEZ DE MOYA

La Fiscalía pide una condena de cuatro años y seis meses de carcél para el acusado por un presunto delito continuado de abusos y dos delitos de amenazas esgrimiendo una navaja

Los juicios en la Audiencia Provincial de Ciudad Real por delitos de abusos sexuales se suceden prácticamente semana a semana. Cuando están pendientes sentencias por hechos de esta naturaleza y la continuación de la vista oral de otro proceso por abuso sexual, se acaba de hacer público otro caso que se va a enjuiciar en la Audiencia Provincial la próxima semana, concretamente el 22 coincidieron con el iniciado el pasado jueves.
La Fiscalía pide cuatro años y medio de cárcel para un hombre  por un presunto delito continuado de abusos sexual a menores y dos delitos leves de amenazas.
Los hechos que se van a juzgar el próximo miércoles ante el Tribunal de la Sección Segunda se remontan al verano de 2016 cuando el acusado de iniciales P. R.L. mantuvo un acercamiento con un menor de 9 años sometiéndole presuntamente a tocamientos en la calle, en la piscina y en su casa de Porzuna. Uno de los episodios se produjo cuando se encontraron detrás del conocido centro joven del municipio y se dirigió al menor ofreciéndole su teléfono móvil para que jugara y mientras tanto él supuestamente realizaba tocamientos metiéndole la mano por debajo del pantalón. En otra ocasión, según el relato de hechos que hace el fiscal en base a las pruebas y testimonios que maneja, cuando el menor estaba con unos amigos en la piscina de Porzuna, se le acercó y, con «idéntica pretensión lasciva, le agarró para volver a realizar tocamientos». Otra vez se aproximó cuando el chaval estaba tirando petardos en las inmediaciones de la vivienda de su abuela, cerca del auditorio, se sentó a su lado y abusó de él  Del igual modo, cuando acudió con su hermano y un amigo a la casa del ahora acusado, éste le ofreció diez euros si se quitaba la camiseta, haciéndole una foto. Con el pretexto de que tenía animales en casa, en otra ocasión llamó al menor, que acudió con su hermano y un amigo, consiguiendo que se fuera con él a una habitación con la misma intención. El chico le empujó y salió corriendo.
En agosto de 2017 el encausado se encontró con un menor al que le dijo que le diera las chucherías al otro chico. Le dijo que éste no las querías y las tiró. En este instante el acusado sacó una navaja y le dijo: «No me tontees que te rajo».
Un mes después, según el fiscal, volvió presuntamente a protagonizar otro hechos. Ocurrió en la puerta del centro joven de Porzuna y empezó a golpear la pared y a gritar: «Hijos de puta os tengo que rajar». También les dijo que iba a entrar a sus casas a matarles.  
Tras ser denunciados los hechos fue detenido y el 22 va a juicio.