El Yugo Socuéllamos pone rumbo al ascenso

Eduardo Gómez
-

El equipo blanquiazul se juega este domingo (19.30 horas) en el Estadio Romano de Mérida volver a Segunda B tras el 0-0 de la ida

La expedición del Yugo Socuéllamos, en una de sus paradas en su viaje a Mérida. - Foto: Yugo UD Socuéllamos

Once meses más tarde el Yugo Socuéllamos vuelve a acariciar el ascenso a la Segunda División B. Atrás queda ya el amargo recuerdo del duelo con el Unionistas Salamanca y ahora todas las miradas están puestas en el Estadio Romano de Mérida. Cara a cara, dos de los mejores equipos de Tercera División, pero sólo uno de ellos podrá lograr el ascenso de forma directa a la categoría de bronce. El perdedor de este choque de trenes tendrá que resignarse a ir por el camino largo y superar las dos eliminatorias restantes para lograr el objetivo ambicioso. 
Igualdad. Ésa es la palabra con que se define esta eliminatoria entre los campeones del Grupo XIV y Grupo XVIII desde que quedaron emparejados en el sorteo. Disputado ya el choque de ida, que concluyó con empate sin goles en el Paquito Giménez, el equilibrio sigue presidiendo el duelo. Cualquier empate con goles le vale a una escuadra socuellamina que no conoce la derrota a domicilio esta temporada en la liga regular. En el bando romano, los emeritenses apelan al apoyo de su público para volver a Segunda B sólo una temporada después de su descenso. Allí aseguran que hubiesen firmado jugarse el ascenso a un partido delante de su público y valiéndole cualquier triunfo.
Argumentos, por lo tanto, tienen ambos equipos para convencerse de que el ascenso puede ser suyo cuando acabe este domingo.
El conjunto socuellamino ha estado preparando este choque con sesiones en el Municipal de La Roda para habituarse al césped natural que se va a encontrar en el Estadio Romano de Mérida, seis metros más largo y once más ancho que el Paquito Giménez. 
El equipo que entrena Mario Simón viajó ayer con todos sus efectivos disponibles hacia tierras extremeñas, con una suave sesión por la tarde en Don Benito,  y consciente de que se puede adaptar a varios registros, en función del escenario de juego.
«Tenemos que ser valientes y atrevidos», advierte Mario Simón. «Viajamos con la ilusión de que ésta sea la última eliminatoria. Somos conscientes de que es un partido de máxima dificultad, pero con el optimismo de saber también el rendimiento que estamos ofreciendo fuera de casa».
El preparador madrileño parte de la premisa de que hay que marcar, «pero sin volvernos locos» y destaca del Mérida «su experiencia, calidad individual y el peligro que tienen en las transiciones».
Como anécdota, confiesa que no han preparado especialmente los penaltis «porque las circunstancias en los entrenamientos y en los partidos no tienen nada que ver. Ya nos fue bien con el Ceuta en Copa Federación y así hemos querido seguir».
En cuanto a la presión ambiental que se van a encontrar en Mérida, considera que al futbolista «le hace sentirse importante. Más que miedo debe dar motivación».
No estará solo el conjunto socuellamino en Mérida, pues un numeroso grupo de aficionados, alguno de ellos en la capital extremeña desde este viernes, estará apoyando a los suyos en el Estadio Romano.
En el Mérida lo más probable es que su técnico, Santi Amaro, repita once inicial. La única baja será la del delantero Migue Montes, exjugador del conjunto socuellamino, debido a una grave lesión de rodilla.