Un estreno que se ha hecho esperar

Eduardo Gómez
-

Vicente García de Mateos, bronce en el último Campeonato de España, debutará el 11 de abril en la Prova de Abertura de Portugal con su nuevo equipo, el Feirense

García de Mateos, en un entrenamiento. - Foto: LT

La carrera de Vicente García de Mateos sufrirá esta campaña un cambio de rumbo. Tras siete campañas en el equipo portugués Louletano, el ciclista de Argamasilla de Alba fichaba por el Antarte-Feirense, también del país luso, en cuyas filas vuelve a marcarse como gran objetivo adjudicarse la Vuelta a Portugal. 

Sin embargo, la pandemia está condicionando todo el calendario ciclista y, de hecho, la primera prueba que se disputará en Portugal será este domingo, la Prova de Abertura, donde el manchego, bronce en el último Campeonato de España de fondo en carretera, estrenará temporada y maillot.

Para llegar en buenas condiciones ha estado concentrado estas dos últimas semanas en la Sierra de Alcaraz, un terreno que le encanta para entrenar, «haciendo series de calidad y rodajes largos».

Su última carrera fue el 5 de octubre, por lo que admite que la falta de ritmo será un handicap. «Los números que damos en los entrenamientos son buenos, pero al domingo voy a llegar cansado. Es un poco lo que buscaba, hacer sufrir al cuerpo después de tanto tiempo».

Tras esta carrera, tiene previsto disputar el día 25 la Clássica Aldeias do Xisto, prueba que ya ganó en 2017, para pasar a un mes de mayo donde tomará la salida en la Clássica da Arrábida  y la Vuelta al Algarve, carreras ya de mucho más nivel.

«Como las pruebas del inicio de campaña se han tenido que ir aplazando, ahora se van a concentrar en poco tiempo», explica, motivo por el cual apenas podrá correr en España, ya que su equipo estará centrado en las carreras portuguesas.

Precisamente, sobre las razones de su cambio de escuadra tras siete campañas en el Louletano, confiesa que «ya eran muchos años en el mismo equipo y cambiar de aires creo que va a venirme bien para mi ambición». En el equipo el gran objetivo que le marcan es la Vuelta a Portugal, prevista del 4 al 15 de agosto, y donde acudirá como jefe de filas. Una prueba donde acumula ya seis triunfos de etapa y dos podios en la clasificación general, pero donde se le resiste el triunfo final.