Hidalgo sale de Herrera tras cumplir siete años por quemar un autobús

latribunadeciudadreal.net
-

Fue recibido a las puertas de la prisión de Manzanares por casi una veintena de familiares y amigos que corearon gritos y mostraron pancartas en favor de acercar presos al País Vasco

Aimar Hidalgo Lertxundi, a su salida del penal de Herrera de La Mancha, en Manzanares. - Foto: Mariano Cieza (EFE)

Aimar Hidalgo Lertxundi, uno de los trece presos que permanecía encarcelado en la provincia de Ciudad Real por participar en actos de kale borroka -violencia callejera-, salió ayer en libertad desde la cárcel de Herrera de La Mancha tras cumplir la pena de siete años a la que fue condenado por incendiar un autobús en Getxo (Vizcaya), en el año 2000. Hidalgo, de 31 años de edad, fue recibido a las puertas de la prisión manzanareña por casi una veintena de familiares y amigos que corearon gritos y mostraron pancartas en favor del acercamiento de presos al País Vasco en el momento de su puesta en libertad.
El joven fue juzgado en 2007 acusado de haber incendiado un autobús en Getxo con otras dos personas. La sentencia consideró probado que los tres lanzaron varios artefactos explosivos contra el autobús de línea regular a la una de la tarde, tras obligar al conductor y a los pasajeros a abandonar el vehículo. La Audiencia Nacional consideró, que debido al lugar y a la hora del incendio, existió un riesgo que fue grave para los vecinos de la calle, además de para los peatones. La resolución judicial explicó en su día que los acusados tuvieron que ser conscientes de la peligrosidad de sus actos, aunque su intención «no fuese la de matar a nadie». Hidalgo fue uno de los 70 presos etarras que participaron en la huelga de hambre que seguían en apoyo de Iosu Uribetxebarria Bolinaga para que este abandonara la prisión.