La curiosidad por la ciencia agita el casino

D.F.
-
La curiosidad por la ciencia agita el casino - Foto: Tomás Fernández de Moya

Diferentes instituciones y entidades ponen en marcha sus experimentos, demostraciones y exposiciones en una jornada de acercamiento al público convocada por ManchaArte y la Asociación de Divulgación Científica y Pensamiento Crítico

A los pocos minutos de la hora señalada para el comienzo de las actividades del Museo de la Ciencia por un día, el salón del Centro Cultural Antiguo Casino estaba lleno de familias y jóvenes atentos a cuestiones como los pequeños experimentos que se realizaban en la mesa del IRICA, el Instituto Regional de Investigación Científica Aplicada. En la vecina sala de exposiciones las entidades que trabajan en el campo de la salud tenían también su público.

En algunos puntos estaban también pequeñas exposiciones de material fotográfico, de la Asociación Castellano-Manchega de Antropología, de la Sociedad Geográfica y Astronómica de Ciudad Real y del Instituto de Investigaciones Energéticas y Aplicaciones Industriales.

Mientras que algunos curiosos se interesaban por el horario de las actividades previstas en la sala Carlos Vázquez, donde Ana Neurona realizó un cuenta cuentos científicos, mientras que el explorador Javier Cacho tenía anunciada una conferencia en el último tramo de la velada.

En el acto de apertura de la velada, que encabezó la concejala de Educación, Nohemí Gómez-Pimpollo, el presidente de ManchaArte -una de las dos entidades organizadoras-, Ángel Serrano, presentó este conjunto de actividades como una fiesta en la que la idea a transmitir «es que hay mucha ciencia en Ciudad Real, pero que Ciudad Real demanda más».

Serrano incidió en que esta celebración congrega a empresas, centros educativos, universidades y otras instituciones que en su labor cotidiana «están haciendo ciencia a un nivel espectacular».

El presidente de ManchaArte manifestó que este Museo de la Ciencia por un Día «lo hemos montado con un afán reivindicativo, pensando que hace falta un museo casa de la ciencia CR». Claro que también matizó que en este momento su disposición es «sumar esfuerzos con administraciones, instituciones y todas la gente que estamos aquí en favor de la ciencia».

Aún así, Serrano recordó que el Museo Provincial dispone de un espacio «magnífico y con mucha afluencia», dedicado a la ciencia, pero insistió en dar ese «primer impulso», en favor de esa otra sede estable.

A su lado estaba también la vicepresidenta del a Asociación de Divulgación Científica y Pensamiento Crítico, Alicia Flores; quien recordó algunas de las actividades desarrolladas a lo largo de la tarde desde un enfoque de ciencia divertida, con propuestas «de astronomía, naturaleza, salud, ingeniería, robótica». La vicepresidenta de Adicipec subrayó que en su opinión «debemos visibilizar aún más la ciencia desde un punto de vista más divulgativo».

En su intervención, Gómez-Pimpollo eludió abordar la posible instauración de un espacio específico destinado a la ciencia para centrarse en el motivo esencial de la convocatoria, El Museo de Ciencia por un Día. La concejala de Educación se refirió a que la celebración de este tipo de eventos hace de Ciudad Real «una ciudad dinámica en la que cultura y educación forman parte y se acercan a toda la ciudadanía», por lo que contribuye «a tener una ciudad más formada y más inquieta». En cuanto a la propuesta de los convocantes su argumento fue: «Yo me quedó hoy en que tenemos una ciudad viva y abierta en la que podemos tener cada vez más espacios temporales o permanentes de divulgación» y dejó para más adelante «ir analizando, valorando y viendo» sin sacrificar lo pequeño a los grandes objetivos.

Los participantes también mostraban animados, como el presidente de la Sociedad Astronómica y Geográfica de Ciudad Real, Manuel José Carpintero, quien explicó como el material que se utiliza en las distintas expediciones está basado en un conocimiento científico. Así su exposición de material incluye desde machetes para avanzar por la selva hasta una piel de foca que utilizan los esquimales  inui para protegerse del frío.

También el operador del observatorio astronómico del Instituto de Investigaciones Energéticas y Aplicaciones Industriales-UCLM, Ramón Sobrino, celebró la ocasión de presentar ante los asistentes a la jornada las actividades de este departamento, «parece que somos algo dedicado sólo a la investigación, pero también hacemos muchas tareas de divulgación, sobre todo en colaboración con centros educativos», explicó.