AESA no prorroga la licencia del aeropuerto y el nuevo dueño tendrá que volver a solicitarla

M. Chaves
-

El aeródromo pierde los permisos aeroportuarios que había prorrogado durante los tres últimos años y también la licencia para la prestación de servicios de asistencia en tierra

Aeropuerto de Ciudad Real - Foto: /Fotos Rueda Villaverde

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha confirmado a este diario que no autorizará la prórroga de la suspensión de la licencia aeroportuaria del aeropuerto de Ciudad Real; es decir, la citada licencia, que ya en agosto del año pasado se prorrogó por tercera vez por un periodo de doce meses, quedará sin efectos perdiendo el  aeródromo los permisos para ejercer su actividad. De hecho, desde AESA se apuntó que esta decisión supone «la clausura aeronáutica» el aeropuerto, por lo que un hipotético comprador tendría que volver a solicitar a este organismo dependiente del Ministerio de Fomento los permisos para poder operar.

Además de no prorrogar la licencia aeroportuaria que volvió a ampliarse en agosto del año pasado, la notificación de AESA también supone la anulación de la licencia para la prestación de servicios de asistencia en tierra, que caducaba durante el próximo mes de septiembre. Dicha licencia es la que permitía al aeropuerto desarrollar actividades como la asistencia a pasajeros, la asistencia de equipajes, la de carga y descarga, la relacionada con las operaciones en pista, la limpieza de las aeronaves, la de transporte en superficie y la asistencia administrativa en tierra junto a las labores de supervisión. Así, fuentes de AESA subrayaron que «al no prorrogarse la primera licencia, la segunda no tiene razón de ser», al tiempo que se reiteró que los permisos de la infraestructura ya no son válidos.

Aunque no se aclararon con exactitud los motivos que han desencadenado dicha decisión, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea señaló que «es lo que marca la ley» y que «al haber pasado el tiempo, ésta es la decisión que debe adoptarse administrativamente». Del mismo modo, se insistió en que tendría que ser el nuevo gestor el que volviese a solicitar las licencias para volver a retomar la actividad en el aeropuerto Central.

La primera vez que la sociedad CR Aeropuertos solicitó a la agencia la prórroga fue en mayo de 2012, la segunda en junio de 2013 y la última en agosto del año pasado. La primera solicitud de suspensión coincidió con el cierre de las instalaciones.  AESA informó justo hace un año a La Tribuna que no había ningún límite legal sobre el número de prórrogas y que dicho permiso no tenía fecha alguna de caducidad. Asimismo, este diario pudo conocer con motivo de la tercera prórroga que los gastos de mantenimiento de la licencia suponían un coste anual de alrededor de 720.000 euros.

sólo 10.000 euros. El aeropuerto de Ciudad Real, que entró en concurso de acreedores en 2010, se encuentra actualmente en un periodo de espera para conocer cuál será su futuro. Así, en la subasta judicial que tuvo lugar el pasado 17 de julio la infraestructura solamente recibió una puja por 10.000 euros de la empresa Tzaneen International SL, si bien está abierto un periodo de mejora de dicha oferta hasta el próximo 14 de septiembre que tendría que ascender, al menos, al 70 por ciento de los 40 millones en los que se tasó la infraestructura en la convocatoria de la subasta. De este modo, cualquier ofertante que pusiese sobre la mesa del Juzgado de Instrucción número 4 la cantidad de 28 millones de euros se haría con el aeródromo.

El Juzgado de Instrucción número 4 rechazó recientemente la petición de los administradores concursales de anular la citada subasta para convocar un nuevo proceso.