«Debemos estar muy bien en defensa»

Manuel Espadas
-

Feli Sánchez, que hoy cumple 33 años, quiere celebrar en Lanzarote la clasificación del BM Bolaños para la fase final por el ascenso a la Liga Guerreras Iberdrola

Feli Sánchez festeja un gol. - Foto: Pablo Lorente

Felicidad Sánchez Molina, que cumple precisamente hoy 33 años, es una de las jugadoras más veteranas del BM Bolaños, con una amplia experiencia en partidos importantes a sus espaldas. Sin embargo, reconoce que está tan «nerviosa e ilusionada» como las más jóvenes del equipo ante el reto que este sábado (20 horas en Canarias) afrontan en el Pabellón Municipal de Tías, en Lanzarote. Allí, las berenguelas defenderán con uñas y dientes los dos goles de renta (27-25) logrados en el primer partido de la eliminatoria, disputado hace dos semanas, para así poder ser uno de los cuatro conjuntos españoles que disputen la fase final por el ascenso a la máxima categoría. «Ninguna pensábamos que íbamos a llegar hasta aquí», reconoce la lateral ciudadrealeña.
Las sensaciones que capta Feli Sánchez en su equipo son muy buenas e invitan al optimismo. Asume que el partido contra el Lanzarote Puerto del Carmen será «muy complicado, y más en su pista», al tratarse de un conjunto que lleva varios años jugando fases de ascenso. Por ello, las berenguelas viajarán a tierras canarias con «mucho respeto», pero conscientes de que si hacen un buen partido, la anhelada clasificación podría caer de su lado.
«Lo más importante debe ser que estemos muy bien en defensa, que es nuestra principal arma», subraya Feli, que precisamente es una de las ‘jefas’ de la retaguardia manchega. No esconde su entusiasmo ante lo que será uno de los partidos más importantes de su trayectoria como jugadora; una carrera que había interrumpido en verano con una prematura retirada, aunque cuando recibió la llamada del BM Bolaños «para ayudar», no se lo pensó, y por supuesto no se arrepiente. Incluso, no descarta seguir en activo la próxima temporada, aunque su futuro aún no se lo ha planteado, y más cuando está a disfrutando al máximo de un presente tan emocionante como inesperado.