Creen probado que el psicólogo juzgado abusó de dos menores

Pilar Muñoz
-
Creen probado que el psicólogo juzgado abusó de dos menores - Foto: Tomás Fernández de Moya

El fiscal considera que procede imponer al procesado una condena de 17 años y seis meses de cárcel, pena que eleva a 18 la acusación particular, mientras que la defensa pide la absolución

El fiscal y la abogada de la acusación particular consideran que ha quedado probado que el psicólogo juzgado en la Audiencia Provincial de Ciudad Real sometió a dos niñas a abusos sexuales tras aplicarles terapias de relajación e inducción a la hipnosis en su consulta.
Los testimonios de las menores, de 11 y 12 años, y los informes  del equipo psicosocial del Instituto de Medicina Legal de Ciudad Real y del programa Revelas de atención a las víctimas de abusos han sido determinantes para el fiscal, que ha elevado a definitivas sus conclusiones provisionales y señalado que procede imponer al procesado una condena de 17 años y seis meses de cárcel, pena que eleva a 18 la letrada de la acusación particular.
El abogado del conocido psicólogo Pedro Julio Merino ha defendido durante hora y media la inocencia de su cliente y ha mantenido la petición de absolución, aunque subsidiariamente, es decir en caso de que sea condenado, ha solicitado que se aplique la circunstancia atenuante de reparación de daños. A todo procesado se le exige que entregue una cantidad para «asegurar» la responsabilidad civil. En este caso, el encausado entregó 18.000 euros.
La segunda y última sesión del juicio celebrado a puerta cerrada en la Audiencia Provincial de Ciudad Real ha comenzado sobre las once de la mañana con la prueba pericial a cargo del equipo psicosocial   del Instituto de Medicina Legal. Durante una hora larga han respondido a las partes (acusaciones y defensa) tras ratificar su informe.
«Altamente creíble». El testimonio de las menores es compatible con una «experiencia real vivida», «altamente creíble», han asegurado la psicóloga y la trabajadora social del equipo psicosocial.
Según las acusaciones, la declaración de las niñas ha desmontado la versión del acusado, quien tras negar los hechos de forma reiterada, dijo que la denuncia de las niñas o bien era producto de una distorsión de la realidad por la terapia de inducción a la hipnosis a las que sometía a las menores que trataba en su consulta o de un complot entre ellas. Sin embargo, las peritos del Ministerio de Justicia echan por tierra cualquiera de estas dos hipótesis.
En la última sesión también ha subido al estrado la forense del Instituto de Medicina Legal, que según la acusación particular ha arrojado luz sobre por qué no hay lesiones y otras cuestiones planteadas por la defensa. El letrado del procesado, que ha cuestionado casi todo el proceso,  ha declinado hacer declaraciones a la prensa al término del juicio. Durante más de una hora y media ha expuesto su alegato de defensa. Su cliente se enfrente a una condena de hasta 18 años de cárcel y se ha afanado hasta el final por su absolución.
La letrada Concha Marín, que ejerce la acusación particular por el programa Revelas de la Junta que ofrece ayuda psicológica y jurídica a menores víctimas de abuso, también ha peleado en defensa de las dos niñas a las que presuntamente el psicólogo sometió a abusos sexuales.
Para Concha Martín, han quedado acreditados los hechos denunciados en 2016: un delito continuado de abuso sexual del tipo agravado por la edad de las niñas. Por ello mantiene la petición de 18 años de cárcel, medidas de alejamiento y la inhabilitación absoluta.
El acusado en el derecho a decir la última palabra en el juicio ha vuelto a declararse inocente. El juicio ha quedado visto para sentencia.