La Meca del cine rural

Noelia Iñesta / La Tribuna
-

La segunda edición del Fuencaliente Rural FilmFest cierra con una media de 270 espectadores por sesión • El corto iraquí 'Home & key' se alza con el Ciervo Rupestre

Un instaFotografía de familia de autoridades, organizadores y premiados en el Fuencaliente Rural FilmFest. - Foto: / LA TRIBUNA

Fuencaliente finalizó este pasado sábado la segunda edición del festival de cine Fuencaliente Rural FilmFest con la entrega de premios a los mejores cortometrajes. El ganador del Ciervo Rupestre, otorgado al mejor Ecofilm, ha sido el iraquí Shwan Attof con su filme Home & key. Una segunda edición que ha contado con «una gran aceptación» no sólo entre el público sino también entre directores de cortometrajes, puesto que este año ha contado con «una media de entre 270 y 300 espectadores por sesión» y además con la presencia «casi anecdótica de María Lapiedra para una sección un poco fuera de la línea del festival y también directores de cortometrajes que quisieron ver su corto en el festival y por lo tanto pasar tres o cuatro días con nosotros en Fuencaliente», tal y como explicó a La Tribuna Jaume Quiles, uno de los fundadores del festival.
En la categoría de FuenFicción, el cortometraje galardonado fue el esloveno Diving-in (Kopanje), una obra del director Simon Intihar. Por su parte, el filme que recibió el premio Cucón, elegido por el público y dotado de 500 euros más un fin de semana en Fuencaliente, fue Ngutu, una película de Daniel Valledor y Felipe del Olmo.
Para la sección Movilmetrajes, aquellos filmes rodados con teléfonos móviles, los ganadores fueron Matthew Charof, Marta Nieto y Óliver García, con Ración.
Además, la organización decidió homenajear a la película Entre lobos, para la cual asistió el actor Manuel Camacho en representación del director, Gerardo Olivares. «La película se rodó por la zona y está basada en hechos reales, por lo que decidimos desde la organización homenajear la película y, por ello, este joven actor se acercó él personalmente a recoger el galardón», señaló Quiles.
Desde la organización también aseguran estar «muy contentos» con el resultado de esta segunda edición del Rural Film Fest y no dudan en que el próximo año continúe, puesto que «al tener la visita internacional de estos directores creemos que no puede desaparecer porque ha cogido una dirección hacia arriba que debe mantenerse. Además, ahora se ha consolidado el festival y empieza a conocerse fuera de España, a nivel internacional, con el compromiso de los cortometrajistas que han venido este año de volver el año que viene porque se han ido fascinados», confirma Jaume Quiles.