Cuatro farmacias cierran por la cuarentena de su personal

Hilario L. Muñoz
-

El coronavirus obliga al cierre de instalaciones en Tomelloso, Alcázar de San Juan, Daimiel y Valdepeñas además de otras cuatro oficinas en toda la región.

Cuatro farmacias cierran por la cuarentena de su personal - Foto: Tomás Fernández de Moya

Un total de cuatro farmacias de la provincia de Ciudad Real han tenido que cerrar sus puertas debido a que alguien de su personal ha dado positivo por coronavirus o bien se encuentran en cuarentena. Así lo explicó el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha, Francisco Izquierdo, quien comentó que se trata de centros que están ubicados en Tomelloso, Alcázar de San Juan, Daimiel y Valdepeñas. Además existen otras cuatro oficinas de farmacias cerradas por este motivo en el resto de provincias de Castilla-La Mancha, lo que eleva a ocho las cerradas en Castilla-La Mancha. El presidente señaló que se trata de datos a día de ayer, ya que la cifra podría variar en la jornada de este jueves, lo que muestra cómo el coronavirus puede afectar a todos los profesionales sanitarios.
Izquierdo explicó que el cierre viene motivado debido a que se hayan dado positivos por coronavirus en el personal y son una muestra de que los farmacéuticos se encuentran «en la primera línea sanitaria». Además habría otras farmacias que podrían estar a punto de este cierre y que dependen de encontrar un farmacéutico para sustituir al personal. Hay que tener en cuenta que una oficina puede permanecer abierta «siempre que exista un farmacéutico que esté asintomático», solo en estos casos se puede garantizar la prestación. En este sentido, el problema surge cuando solo hay un farmacéutico que es el que da positivo o cuando caen todos con los que cuenta una farmacia lo hacen.
Izquierdo recordó que cuando una farmacia cierra en una zona donde se trata del único punto de distribución de medicamentos puede «provocar un problema mayor» a la población que atiende. La situación del cierre de una oficina puede ser más grave por este motivo, ya que conllevaría el desplazamiento de pacientes entre municipios.
Hay que recordar que el Colegio oficial de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha se mostró indignado por las declaraciones del director del centro coordinación de Emergencias, quien descartó públicamente que sea necesario suministrar material de protección a los farmacéuticos. «Los farmacéuticos estamos y queremos estar en la primera línea de asistencia a los ciudadanos y lo queremos estar en esta situación, en esta crisis, y lo vamos a estar siempre», señaló Izquierdo, presidente también del colegio regional. De hecho apuntó que se trata de una vocación del personal sanitario y que garantizan durante los 365 días al año la prestación.
«Nos estamos poniendo a disposición de las autoridades sanitarias y autonómicas para seguir asistiendo a una población que está sufriendo la mayor crisis de salud que se ha conocido y que merece que todos los profesionales sanitarios, incluidos los farmacéuticos, y las administraciones trabajemos sin descanso con máxima coordinación», concluyó.