Rudy desata la locura merengue y el 'Granca' cae en Israel

Agencias
-
Rudy desata la locura merengue y el 'Granca' cae en Israel - Foto: PETE ANDREOU

El Real Madrid renace ante el Panathinaikos (73-74) gracias a un triple imposible del balear sobre la bocina mientras que el Herbalife Gran Canaria no puede ante un imponente Maccabi (90-55)

Tras dos derrotas consecutivas ante Baskonia y Barcelona y un pésimo primer cuarto en su visita al Panathinaikos, el Real Madrid renació este jueves en Atenas con un triunfo cimentado en un Walter Tavares enorme y culminado por un triple imposible de Rudy Fernández sobre la bocina (73-74).
Los blancos se repusieron a tiempo a su pésima puesta en escena. Terminaron el primer cuarto 18 abajo, pero no se rindieron y lograron remontar gracias a la exhibición del pívot caboverdiano, que dominó el partido con sus 14 puntos, 16 rebotes y 29 de valoración, y al acierto final de un Rudy que no se podía creer su canasta final.
La defensa blanca hacía aguas por todos lados y recibía puntos en cada acercamiento de un Pahathinaikos muy superior desde el inicio que dominaba todas las facetas del juego y se llevó el primer parcial por un contundente 32-14.
Más tarde, enfrente, los de Rick Pitino mostraban una imagen muy diferente a la del primer acto. Tardaron seis minutos en anotar su primer tiro de campo y fueron cediendo su renta hasta dejarla por debajo de la decena. Apareció entonces Nick Calathes, que con siete puntos seguidos en el peor momento de los suyos les sacó del atolladero y permitió llegar al descanso con la situación bajo control aunque sin nada decidido por la entidad del rival (45-33, min 20).
El último cuarto también arrancó a base de triples. Langford y Thomas dieron aire a los griegos y respondió Thompkins con la misma moneda, aunque un nuevo bajón en la producción ofensiva blanca devolvió la decena de puntos de ventaja a los anfitriones a seis minutos del final. Finalmente, a los últimos 21 segundos se llegó con 73-71 y posesión para el Real Madrid. Y cuando todo parecía perdido tras una mala gestión del ataque blanco, Rudy Fernández, desde muy lejos y con Deshaun Thomas encima, anotó un triple estratosférico sobre la bocina que regaló un nuevo triunfo a los jugadores de Pablo Laso.

 

Derrota en Israel. Por su parte, el Herbalife Gran Canaria ha perdido este jueves por un claro 90-55 en su visita al Maccabi Tel Aviv, en un partido correspondiente a la 29ª jornada de la fase regular de la Euroliga, torneo que para los isleños ya solamente ofrece unos últimos compromisos inocuos. Después de esta mala cosecha en Tel Aviv, el 'Granca' es antepenúltimo con un balance de ocho triunfos y 21 derrotas. Así que a los pupilos de Pedro Martínez les queda el consuelo de actuar como jueces de terceros equipos, pues el Maccabi todavía apura sus opciones de meterse en los 'playoffs' de cuartos de final (14-15). 

Y con esa misión salió en tromba a este duelo, firmando un parcial de 10-2 en los primeros cinco minutos. Enfrente, la estadística de 0 de 4 en triples minaba la moral del conjunto grancanario, lo que provocó que Pedro Martínez solicitara un tiempo muerto con el que dar un toque de atención a los suyos. Sin embargo, apenas funcionó y el Maccabi siguió ampliando diferencias en el marcador. La única buena noticia para el 'Granca' era el debut del pívot senegalés Khalifa Diop, de 17 años, en un primer cuarto sin demasiada capacidad de réplica ante los locales (21-9). 

El cuadro 'pío-pío' apretó mucho más en defensa al regreso de los vestuarios, pero la producción de canastas del Maccabi nunca se detuvo a pesar de bajar el ritmo. Incluso un triple tempranero de Johnny O'Bryant se enlazó con una buena jugada del omnipresente Tarik Black, subiendo la ventaja local hasta +22. Fue muestra de que había delante un obstáculo muy alto, nada atractivo de afrontar cuando en el seno de tu plantilla lo que preocupa es el futuro en la Liga Endesa.
Es difícil lidiar en la élite continental con rivales que se juegan más credibilidad, como por ejemplo este Maccabi, que selló el tercer acto con 64-45 a su favor y que no paró la maquinaria en el cuarto periodo. El bocinazo definitivo fijó la renta de +35, con el ala-pívot local Alex Tyus convertido en máximo anotador del encuentro con 20 puntos.

 

Quinta plaza conseguida. En el último partido de la jornada europea del jueves, el Barça Lassa derrotó al Buducnost por 95-83, gracias a una exhibición de Hanga y Nikolic, amarrando matemáticamente la quinta plaza de la Euroliga, lo que le empareja en los 'play off' con el Anadolu Efes.

Los azulgranas no empezaron bien el encuentro, pero reaccionaron en el segundo acto, aunque los visitantes se mantuvieron con vida en el duelo gracias a los triples de Bell, que incluso permitió a los suyos irse al descanso por delante en el marcador (44-46).
Tras el paso por los vestuarios, el Barça se mostró  más sólido en la defensa y el rebote y, poco a poco, iba afianzando su victoria, clave para sus aspiraciones en la próxima eliminatoria del máximo torneo europeo.