Los feriantes señalan que el público va al recinto 'a pasear'

Diego Farto / Ciudad Real
-
Desmantelación de las atracciones de la feria de Ciudad Real - Foto: /Fotos Rueda Villaverde

Los propietarios de las atracciones señalan que llevan tres años de fuertes descensos en la cantidad que recaudan, tanto en Ciudad Real como en casi todas las localidades que visitan

Los feriantes que ayer por la mañana apuraban las tareas de recogida de sus atracciones en el recinto de La Granja coincidían en hacer un pésimo balance de los ocho días anteriores en los que se ha desarrollado la Feria y Fiestas de Ciudad Real. Para ellos, aunque el recinto ferial haya estado lleno de público, el dato no se ha reflejado en su recaudación.
Las personas consultadas por La Tribuna coincidían en el diagnóstico, «la gente ha venido a pasear, más que a gastar», que enunció José Antonio Tena, responsable de una pista de coches para niños.
Verónica Muñoz, cuya familia regenta otra atracción infantil, Los Renos, pone un ejemplo más gráfico: «Hace unos años veías que un grupo que habían comprado patatas asadas, cada uno llevaba la suya, ahora de una patata comen dos o tres».
Otro veterano de la feria de Ciudad Real, Mariano Barriga, que se afanaba en el desmontaje de una pista de automóviles para adultos con la que lleva viniendo a Ciudad Real desde hace ocho años, reconoce que «hace unos años había gente en el recinto ferial desde las siete de la tarde, ahora empiezan a llegar a las nueve de la noche y también se van mucho antes».
Los tres feriantes también coinciden en que estos problemas se repiten en prácticamente todas las ciudades por las que pasan por sus atracciones. En el caso de Ciudad Real, el descenso de actividad se notó hace ya dos años que a su juicio «ya fue muy floja, pero no tanto como ésta», aunque el mayor descenso se notó entre la feria de hace dos años y la del ejercicio pasado, en tanto que la disminución de actividad de 2012 a 2013 ha sido menor, según la valoración de José Antonio Tena, quien advierte que este edición «si en un grupo iban cuatro personas se han subido como mucho dos».
Barriga detalla que hace años que nos suben los precios de las atracciones  y «cada vez vendemos menos, pero a nosotros nos suben todo, el gasóleo, la luz, y las tasas que cobra el Ayuntamiento y tenemos que pagar siempre».
En este sentido, Verónica Muñoz matiza: «A nosotros nos gustaría poner la entrada más barata, pero para eso el Ayuntamiento nos tendría que bajar los impuestos que nos cobra».