Más del 10% de los policías podrían solicitar la jubilación

A. Criado
-

Los sindicatos critican la «falta de previsión» de la Junta y los ayuntamientos ante un real decreto que dejará «diezmadas» muchas plantillas hasta el verano de 2020.

Policías locales en Miguelturra. - Foto: Rueda Villaverde

Las plantillas de Policía Local de la mayoría de los municipios ciudadrealeños quedarán diezmadas en los próximos meses ante la posibilidad de los agentes de prejubilarse una vez cumplidos los 59 años, tras la aprobación a principios de año de un real decreto del Gobierno central que les permite equipararse a la Policía Nacional y Guardia Civil. Según las previsiones de los sindicatos, «más de 70 agentes de distintas categorías están en disposición de jubilarse en la provincia a lo largo de 2019», lo que supone más de un 10% del total de los policías de este cuerpo: 663 en activo a finales de 2018.
Juan Pedro Rodríguez Montoro, secretario regional del Sindicato Profesional de Policías Locales (SPL) de Castilla-La Mancha, insiste en que es una estimación basada en los datos de los principales municipios de la provincia y que incluye tanto a los agentes que solicitaron la prejubilación con la entrada en vigor del decreto como aquellos que cumplirán con los requisitos a lo largo de 2019. Habla, en concreto, de 15 policías en la capital, seis en Puertollano, tres en Tomelloso, cuatro en Alcázar de San Juan, cinco en Valdepeñas, seis en Manzanares, ocho en La Solana, uno en Campo de Criptana, cuatro en Socuéllamos, tres en Bolaños de Calatrava, uno en Herencia y cinco en Almodóvar del Campo.
Aunque algunos ayuntamientos ya han aprobado sus ofertas de empleo público de 2019 incluyendo estas plazas vacantes (es el caso, por ejemplo, de Manzanares), las plantillas de Policía Local no volverán a estar compensadas hasta el verano de 2020, porque los aspirantes, los nuevos agentes, tienen que pasar primero por la Escuela de Protección Ciudadana de la Junta de Comunidades para realizar un curso de formación de seis meses que comienza cada año en enero. «Estamos ante un problema grave por la falta de previsión de la Administración regional y los ayuntamientos ante una posibilidad, el decreto la jubilación anticipada, que se venía barajando ya desde bastante tiempo», sostiene Rodríguez Montoro.
Una opinión que suscribe Juan José Sánchez Villacañas, vocal secretario del área de Policía Local de CSIF, que explica que muchos ayuntamientos están optando por el sistema de movilidad para cubrir las vacantes, un proceso más rápido en el tiempo pero que no deja de ser «la pescadilla que se muerde la cola», porque estos traslados acaban afectando también a otros municipios, «generalmente a los más pequeños». Otros están utilizando la fórmula de la comisión de servicios, pero su duración máxima es de dos años.
Tanto CSIF como el SPL han propuesto que se desarrollen dos cursos de formación al año en la Escuela de Seguridad Ciudadana para acelerar el proceso de reposición de las plazas vacantes y las que quedarán en un futuro próximo. En este sentido, Sánchez-Villacañas, agente en Alcázar de San Juan, recuerda que las promociones de 1989, 1990 y 1991 fueron numerosas, por lo que dentro de seis años se espera igualmente una importante oleada de jubilaciones. También solicitarán las mediación de la Federación Española de Municipios y Provincias de Castilla-La Mancha, puesto que, recuerdan, «los ayuntamientos están obligados a reponer el 100% de las plazas que queden vacantes».
Los sindicatos explican que la jubilación anticipada es una opción voluntaria del trabajador, es decir, aunque reúnan los requisitos (un mínimo de 35 años y seis meses cotizando y al menos 59 años de edad), no es obligatorio acogerse al adelanto de la edad de jubilación. Eso sí, desde CSIF y el SPL subrayan que se jubilarían con el 100% de la base imponible.