scorecardresearch

Una medida problemática

M. E.
-

Algunos comercios de Ciudad Real lamentan las incomodidades de la nueva ley que limita el pago con efectivo a menos de 1.000 euros

Una medida problemática - Foto: Tomás Fernández de Moya

Sabía que desde el mes de julio no se pueden realizar pagos en efectivo por un valor igual o superior a los 1.000 euros? Pues ojo porque la sanción prevista por Hacienda es de un 25% del montante global de la transacción, tanto para la parte compradora como para la vendedora. Así se refleja en la nueva Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal, mucho más restrictiva que la que estaba vigente desde 2012, en la que ese límite para transacciones con dinero físico estaba situado en los 2.500 euros. Ahora, a partir de esos 1.000 euros, la operación debe realizarse por transferencia o con tarjeta bancaria, para que el pago quede registrado e identificado. El objetivo de esta nueva normativa es luchar contra la economía sumergida y los pagos en negro y sin IVA, y está obligando a un cambio en el comportamiento de esos clientes que aún estaban habituados a realizar este tipo de compras en metálico.

No son pocos los establecimientos de Ciudad Real que se han visto obligados en las últimas semanas a explicar a sus clientes esta nueva legislación, lamentando la «falta de información» por parte de las autoridades, tanto hacia los consumidores como hacia los propios comerciantes. Tiendas de muebles, electrodomésticos o bicicletas, con la mayoría de sus operaciones diarias superiores a esos 1.000 euros, y que han tenido que apelar a la pedagogía para informar a un perfil de comprador de mayor edad y que está menos habituado al pago electrónico. «Está siendo un gran fastidio y nos crea muchos problemas. Hay gente mayor que no usa la tarjeta ni quiere utilizarla, y hay que explicarle esta nueva norma con tranquilidad y buen humor. Está siendo incómodo», reconoce José Ruiz, responsable de ventas de Merkamueble.

Mbici ya ha perdido varias ventas de bicicletas porque el cliente «necesitaba» pagar en metálico. «Es un problemón para nosotros porque hay muchas personas que trabajan en oficios en los que cobran dinero en efectivo. Ellos desconocen esta norma, se la explicas pero no lo entienden y te siguen dando los billetes para que te cobres. Hay mucha gente con mucho dinero en metálico en casa».

Una medida problemáticaUna medida problemática - Foto: Tomás Fernández de MoyaGerardo Trillo, gerente de Unika Home Sofás, también se ha visto obligado a explicar a algunos de sus clientes esta nueva situación y echa de menos que no se haya hecho una campaña publicitaria institucional en este sentido. «Hay personas que siguen pagando en efectivo y se extrañan cuando les dices que ya no se puede hacer por encima de los 1.000 euros», explica, y considera que se trata de una medida contra el fraude fiscal que debería ser positiva en general para todo el comercio y «para los negocios que estábamos haciendo las cosas bien, porque vamos a jugar todos con las mismas cartas».

Sin pensar en todos. Estos son solo tres ejemplos de una problemática que ya ha llegado al Foro Provincial de Comercio de Proximidad, donde las quejas están a la orden del día. Su coordinador, Miguel Ángel Rivero, critica que desde el Gobierno no se haya pensado en todos al aplicar esta nueva medida en la lucha contra el fraude fiscal. «Hay personas mayores que o no usan la tarjeta o no se fían de usarla, y también hay muchos autónomos que no pueden cobrar sus servicios en metálico porque no disponen de TPV, y ese dinero en efectivo se va acumulando», describe Rivero, quien cree que «hay otros modos de ir contra el fraude fiscal, pero han elegido la manera más sencilla, sin pensar en todo el mundo».

Otro de los aspectos que deja clara esta nueva ley es que el límite de los 1.000 euros es por operación, lo que significa que no se podrá pagar en metálico aunque se fraccione el pago. Y si se comete una transacción ilegal, Hacienda contempla una exención de responsabilidad a la parte de la operación que denuncie este incumplimiento dentro de los tres meses posteriores, recayendo la multa solo en la otra parte interviniente.