El vertedero de «toda una vida»

Ana Pobes
-

Valverde convive desde hace décadas con un vertedero ilegal cercano al cementerio. El Ayuntamiento busca llegar a un acuerdo con los propietarios del solar para proceder a su limpieza

Imagen del vertedero ilegal de Valverde - Foto: Pablo Lorente

Los vecinos de Valverde, una de las pedanías de la capital, llevan viviendo «toda la vida» con el vertedero ilegal que hay frente al cementerio. Ya de niños recuerdan su existencia, pero hoy, en el siglo XXI, algunos se quejan de la pila de escombros y suciedad que se levanta en unos terrenos que son de propiedad privada. Sofás, retretes, neveras, colchones, juguetes, azulejos y todo un sinfín de artículos y escombros que conviven en un entorno de tierras labradas y un atractivo paseo que lleva hasta el camposanto.  
El alcalde pedáneo, José Juan García, lamenta la actitud de algunos vecinos que siguen echando sus enseres en el lugar a pesar de que la pedanía cuenta con un servicio de punto limpio que llega a la aldea a primeros de mes y «funciona muy bien», además de ofrecer también la recogida a domicilio. García, en declaraciones a La Tribuna, recuerda que uno de alcaldes de la pedanía firmó un convenio con los propietarios de la parcela para utilizarla como escombrera «al no existir entonces la posibilidad de poder llevar los escombros a Ciudad Real». Años más tarde, pasó a ser vertedero. Los dueños, continúa explicando, fallecieron y sus herederos «quieren que ya no se tire nada para utilizar su solar». Con ese objetivo,      remitieron varios escritos al Ayuntamiento pedáneo para exigir su limpieza, «y no hubo atención a ninguno». Por aquel entonces, García aún no se había convertido en el regidor de Valverde, lo hizo en las elecciones municipales de 2015, y desde entonces ha mantenido varios contactos con los dueños del solar para llegar a un acuerdo sobre cómo llevar a cabo la limpieza. Labores de adecentamiento, declara una de las vecinas, que apenas se han realizado, quizás en alguna ocasión «esporádica» y que no ha impedido a «seguir tirando basura, sobre todo la gente mayor, que transporta los electrodomésticos hasta el lugar en carros», señala.  
Los habitantes de Valverde «están concienciados y utilizan el punto limpio» pero el problema «es la gente de fuera, que viene y echa los escombros y la basura. Gente del pueblo que está labrando las tierras cercanas a la parcela lo ha visto. ¿Y cómo se evita eso?», se pregunta con resignación el alcalde. Por ello, y ante esta situación, insiste, se trabaja en dar una solución, que «pasa por su limpieza para que las personas no tiren nada en el lugar y los propietarios puedan usar y labrar su tierra». Hasta entonces, Valverde seguirá conviviendo con el vertedero ilegal como ya lo ha venido haciendo desde hace décadas convirtiéndose así en una estampa más de esta pedanía, a unos doce kilómetros de la capital y cuyos vecinos han denunciado la situación en las redes sociales.