El arancel de EEUU arriesga un mercado de 261 millones

C. de la Cruz
-

El gravamen del 25% anunciado por Trump al queso, vino, aceite de oliva y cárnicas pone a todo el sector en contra de esta decisión del sexto importador provincial, con el que facturó 30 millones de euros en el año 2018 y 261 millones desde 2019

Imagen de una trabajadora en una fábrica de quesos - Foto: Pablo Lorente

El anuncio del Gobierno de Estados Unidos de que impondrá aranceles a partir del 18 de octubre a productos importados desde la Unión Europea ha generado una cascada de reacciones negativas con el punto de mira en el queso, vino, aceite de oliva y artículos cárnicos de origen porcino como principales productos afectados en la provincia. La preocupación es evidente, con la imposición de una tasa del 25%, dentro de un mercado que generó  501 millones de euros en importaciones hasta julio de los productos españoles que entran ahora en la lista negra y que en el caso concreto de Ciudad Real afecta directamente a su base de flotación.
La provincia ha exportado queso, vino, aceite de oliva y productos cárnicos a Estados Unidos por valor de 261.9 millones de euros en los últimos diez años, de acuerdo a las estadísticas del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. En desglose, los quesos suponen el principal valor exportado (199,5 millones de euros), seguido por el vino (58,2), y a mucha distancia se sitúan el aceite de oliva (3,4) y la carne (639.134 euros). 
Esta situación afecta al buen ritmo de las exportaciones provinciales en estos productos en concreto, que en 2018 alcanzaron la cifra récord de 588 millones de euros en todo el mundo, con 29,8 a Estados Unidos. El crecimiento siempre ha sido sostenido, aunque la relación con el país norteamericano ha fluctuado en los últimos tiempos, con 2014 como el valor más alto de la serie histórica que ofrecen las fuentes ministeriales (38,9 millones). Con todo, la apertura del mercado estadounidense superaba en 2009 el hito de los 10 millones de euros exportados en un año que supuso un punto de inflexión. En total, Estados Unidos ha importado 302,3 millones de euros de artículos ciudadrealeños desde 1995. 
La importancia es tal que Estados Unidos se ha convertido en los últimos diez años en el sexto importador de productos de la provincia, el primero fuera del ámbito europeo. Así, el anuncio del Gobierno de Donald Trump, tras el fallo de la Organización Mundial del Comercio (OMC), deja en el limbo a muchos exportadores, que tendrán que decidir si aceptan los gravámenes del  25% o buscan nuevos nichos de mercado.


Reacciones. José Luis Murcia, dentro de sus responsabilidades como presidente de la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino y director ejecutivo de la World Olive Oil Exhibition, subraya que «todo lo que sea ir en contra del libre comercio es malo, Trump es un enemigo del comercio internacional». Murcia avanza que «a nivel de vino a granel es el país que mejor paga y el que busca más calidad, y ahí vamos a tener un problema», pero resalta sobre todo el caso del queso manchego, «que está atravesando uno de sus peores momentos. Estados Unidos es uno de sus importadores más importantes y de hecho creo que ya se consume más queso manchego en Estados Unidos que en España». Sobre el aceite de oliva, «si finalmente ponen el arancel sería como tirarse un tiro en el pie porque no son productores». 
El presidente de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), Pedro Barato, señalaba que «si no  podemos permitir que nuestra agricultura sea moneda de cambio en acuerdos comerciales con países terceros, menos aún vamos a tolerar que nuestro sector sea el rehén indefenso en las guerras comerciales entre las potencias mundiales».
Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) se manifestaba que «la Organización Mundial del Comercio (OMC) no puede consentir que se juegue con la alimentación y el sustento de millones de personas». 
Por su parte, desde el Consejo Regulador de la DO Queso Manchego, su presidente, Antonio Martínez, resalta que cada año se venden más de cinco millones de kilos de queso manchego con Denominación y que es un producto «con gran arraigo y demanda», por lo que avanzan que intensificarán las campañas de promoción para hacer frente a esta tasa. 
El director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luís Benítez, ha lamentado que el vino español sea «de nuevo objeto de represalia en un conflicto comercial internacional en el que no tiene nada que ver». 
Asimismo, el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) refleja que en la actualidad hay más de 600 empresarios de la región que exportan a EEUU, y que muchos van a dar «un paso atrás». 


¿Por qué? La decisión es una represalia por la disputa comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos sobre los subsidios recibidos por las compañías de aviación civil Airbus y Boeing y que afectará a España, Francia, Alemania y Reino Unido. 
Además de los citados, otros productos afectados son aceitunas, licores, whisky escocés, yogur, mantequilla, zumos de frutas, ropa, galletas y quesos suizo, gruyere, pecorino, romano, reggiano, parmesano, provolone y stilton, entre otros.