scorecardresearch

Denuncia por comunicar la muerte de su hijo 52 días después

Hilario L. Muñoz
-

Una mujer de Langreo ha interpuesto una denuncia en la Policía Nacional al considerar que hay una negligencia, al pasar casi dos meses desde que murió su hijo en el Hospital de la capital y la llamada que recibió de un trabajador del centro

Denuncia por comunicar la muerte de su hijo tras 52 días - Foto: TOMÁS FERNÁNDEZ DE MOYA

Una mujer de Langreo (Asturias) ha interpuesto una denuncia al Hospital General Universitario de Ciudad Real por lo que supone que es negligencia al haber tardado casi dos meses en comunicarle que su hijo, R. F. T., falleciera. La denuncia se ha realizado ante la Policía Nacional asturiana según ha confirmado este diario, y se encuentra tramitándose, a la espera de conocer lo que ocurrió para que pasaran 52 días, del 3 de agosto al 22 de septiembre, sin que nadie del centro sanitario se pusiera en contacto con la familia, indicó la madre del fallecido, en declaraciones a La Tribuna. "Si doloroso es que te digan que tu hijo ha fallecido, más es que te digan que lo había hecho en agosto".

La mujer llevaba tiempo observando que su hijo no abría los mensajes que le remitía, pero nunca pudo pensar que la realidad era que estaba muerto.  El 22 de septiembre recibió la llamada de una persona del Hospital General Universitario de Ciudad Real diciéndole que su hijo había fallecido. Esa misma persona le comunicó que la muerte se produjo el 3 de agosto. "52 días exactos sin que nadie se molestase en buscar a la familia de ese fallecido y eso ya no es que sea doloroso, sino una muestra de cómo funcionan algunos hospitales o algunas administraciones". 

Según expone la madre, su hijo entró en el hospital de Ciudad Real con una hepatitis aguda y caquexia (desnutrición grave), que le produjo un fallo multiorgánico. Le trajeron dos mujeres, presuntamente la novia del mismo y otra mujer, que dijo ser dueña de la pensión donde residían. A ambas las desconocía su madre y ninguna se puso en contacto con la familia antes para indicarle que su hijo estaba enfermo, porque por el estado en que llegó, pudo pasarlo mal antes de ingresar en el centro sanitario. "No volvieron a aparecer", aunque dijeron en el hospital bien el nombre y apellidos de su hijo. A las 12 horas del ingreso falleció. "No tengo queja del trato" explicó la madre, quien considera que recibió los cuidados sanitarios necesarios. El problema vino después, ya que nadie le ha expuesto los motivos por los que pasaron casi dos meses desde ese momento hasta que lo comunicaron. 

La madre pudo saber que su hijo tenía con él la cartilla de la Seguridad Social y en ella aparecía el código postal de Langreo. La persona que le llamó, había contactado con el Ayuntamiento de Langreo y desde allí localizaron a la madre para darle la noticia. "Quiero agradecer de todo corazón las molestias que se tomó", señaló la madre, quien dijo que le gustaría hablar con ella y darle en persona el agradecimiento. 

R.F.T. llevaba viviendo en Ciudad Real más de un año y estaba empadronado en la capital. "Era un buen hijo y una gran persona". Tras la llamada, la madre vino a por el cuerpo y lo enterró pasados unos días, tras incinerarlo en Toledo. La mujer señala que ha podido conocer que estaba todo a punto para enterrarlo en una fosa en común en Ciudad Real, por suerte no ocurrió, señala la madre. 

"Creo que esto no puede ni debe suceder en ningún sitio, en ninguno y ojalá esto llegue a la Consejería de Sanidad", señaló la mujer. Fuentes de la Consejería declinaron hacer declaraciones, a la espera de conocer los detalles de lo ocurrido. 

Mientras, la madre espera a que la Policía Nacional haga las pesquisas necesarias para esclarecer lo ocurrido en el hospital y lo relacionado con la muerte de su hijo.