Llanto de clarín por el Nazareno

Pilar Muñoz
-
Dos hermanos, ante Jesús Nazareno, tras la suspensión de la procesión por la lluvia - Foto: Pablo Lorente

La lluvia frustra la primera procesión de Jesús Nazareno y de la Semana Santa de Ciudad Real, pero no impidió que la Banda de la Pasión de Linares estrenara la marcha en su honor

La lluvia frustró las ilusiones de los hermanos y costaleros de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno al impedir realizar su primer recorrido procesional por la ciudad. Lo que no pudo impedir es  que la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Pasión de Linares (Jaén) estrenara la marcha dedicada a Jesús Nazareno. La interpretaron poco después de las seis de la tarde, bajo una fina lluvia, en las puertas de la Iglesia de San Pedro de Ciudad Real, hora en la que estaba previsto que comenzara la estación penitencial y que «no pudo ser» por la lluvia que caía a esa hora y ante la amenaza de que persistiera.
El llanto de cornetas y tambores envolvió a las cientos de personas que se habían congregado en los aledaños del templo para ver salir a Jesús Nazareno, llanto de trompetas que confirmaba que la procesión se había suspendido.
Las previsiones que «manejábamos desde hace días eran de una marcada inestabilidad» y, según se acercaba la hora, «se confirmó esa tendencia» justo en el tramo horario de la estación penitencial. Por ello, «nos hemos visto obligados a tomar la decisión de suspender la procesión», explicó a este diario el hermano mayor Javier Sánchez Abarca, quien añadió que  «no había posibilidad de refugiarse para que el paso no sufriera daños».
Fue una «dura decisión, pero no podía ser», le decían los costaleros que acudieron a darle un abrazo  en señal de reconocimiento poco después de que se adoptara la decisión de suspender la procesión de Jesús Nazareno y se abrieran las puertas de la Iglesia de San Pedro para que pudieran entrar las numerosas personas que aguardaron fuera para ver salir el paso.
En el rostro de los hermanos y costaleros pena y llanto contenido por no haber podido acompañar al Nazareno en su primera salida procesional, la primera de la Semana Santa de Ciudad Real. Ahora tienen la mirada puesta en la madrugada del Jueves al Viernes Santo cuando Jesús Nazareno recorre las calles de la Ciudad Real tras partir de la Iglesia de San Pedro. Los 35 costaleros que portan el paso (la cuadrilla la forman 56) ya aguardan con ilusión y ganas la madrugada del Jueves al Viernes Santo para acompañar al Nazareno en su peregrinar por la ciudad. Ayer no se pudo cumplir la tradición que manda que el quinto domingo de cuaresma, desde 1725, la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Ciudad Real realice su estación penitencial. Una tradición que se remonta incluso a antes de la fundación de la hermandad, cuando los dominicos cedieron la imagen de Jesús Nazareno a la hermandad para su fundación en 1725. Los hermanos se comprometieron entonces a realizar una procesión por el claustro del Convento de los Dominicos el quinto domingo de cuaresma. La hermandad ha seguido la tradición, primero en la Iglesia de San Pedro, ampliándose después el recorrido.