Faltan pediatras

Hilario L. Muñoz
-
Faltan pediatras - Foto: rubén serrallé

Un estudio de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria sitúa a la provincia con solo el 50 por ciento de las plazas ocupadas y a la comunidad con ocho menos que en 2016

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) mantiene en estos meses su vigilancia ante las medidas que se vayan a realizar en la sanidad más cercana con el objetivo de reivindicar el valor de los pediatras de Atención Primaria y la importancia de esta especialidad para una atención de calidad de los menores en nuestro país. Fruto de esta iniciativa se publicó el año pasado la Encuesta sobre la Situación de las Plazas de Pediatría en Centros de Salud de España, un análisis efectuado entre los profesionales de la profesión, que se ha completado con una publicación Situación de la Pediatría de Atención Primaria en España en 2018, empleada en estos tiempos en que la primaria busca nuevos modelos, para defender la postura de los especialistas en atención a los menores.
Ambas publicaciones mantienen a Ciudad Real como una de las provincias en que menos pediatras hay ocupando puestos de atención primaria con solo el 50 por ciento de las plazas ocupadas por médicos especialistas y de área específica. Se trata de una posición de empate con Murcia y ambas por debajo de Huelva. El documento mantiene los datos para Castilla-La Mancha con un 41,18 por ciento de plazas ocupadas por especialistas. En el análisis de la AEPap se marca que Castilla-La Mancha habría perdido ocho de estos profesionales en el periodo de 2016, con datos del Ministerio, a 2018, con datos de la encuesta, al pasar de los 251 a 243, una situación que viene marcada por la ausencia MIR.
Desde el Colegio de Médicos, el vocal de Atención Primaria, Francisco Rodríguez, apuntó que en la situación influye esa residencia pero apuntó que la organización echa en falta a médicos que «quieran coger núcleos rurales», donde la atención pediátrica se vincula más con la primaria. En su lugar, la mayoría opta por la pediatría en el hospital «más cómoda por decirlo de alguna forma», lo que deja en que el 58 por ciento de las plazas estén ocupadas por médicos de primaria. «Hay núcleos rurales que no cuentan especialistas», apuntó Rodríguez.
Por la vocalía del Colegio de Médicos se exponen dos casos diferentes que se están dando en este mundo de la atención pediátrica. Así de una parte se incluyen los especialistas tanto de pediatría como de atención primaria que atienden en estos centros. «La atención primaria se ocupa desde el nacimiento al fallecimiento del paciente» mientras que la pediatría se ocupa del «nacimiento hasta los 14 años en la actualidad, aunque es cierto que en otras provincias se coge hasta los 16 años», apuntó Francisco Rodríguez, quien recordó que «el médico de primaria está previsto para atender en pediatría». De otra parte se encuentran aquellos médicos no especialistas en primaria que «han terminado la carrera, han estado trabajando en mutuas y no son vía MIR».  
Las peticiones de la AEPap en estos días de reuniones con el Ministerio vienen marcadas por la adecuación del cupo pediátrico y mejora de las condiciones de trabajo, destacan el aumento de las plazas de formación MIR, el aumento de la rotación de los residentes de Pediatría por Atención Primaria y el mantenimiento de las oposiciones diferenciadas de Pediatría de atención primaria y hospitalaria. Mientras, critican que desde el Ministerio se haya pensado en ampliar hasta los 18 años la atención pediátrica o el alargamiento un año más el MIR de esta especialidad.
En el análisis de la situación del sector desde la AEPap solicitan incentivos, de forma curricular o económica, las plazas de difícil cobertura, así como incentivar a los profesionales únicos por turno, plazas alejadas, turnos de tarde o hasta centralizar los servicios de Pediatría de pueblos distantes o de plazas que atienden varias localidades pequeñas, priorizando la atención en el centro de salud de cabecera, optimizando los recursos y evitando desplazamientos a los profesionales durante la jornada laboral.