scorecardresearch

El toldo de la plaza depende de la subsanación del proyecto

M. Lillo
-

Urbanismo informa que una vez que la empresa adjudicataria ejecute dicho trámite, se valorará si cubrirla o no, dependiendo de la fecha. Aún no se descarta que sea este año

El toldo de la plaza depende de la subsanación del proyecto - Foto: Rueda Villaverde

El entoldado de la plaza Mayor se esperaba para este verano, pero su instalación se está haciendo esperar. Con la finalización de los meses de más calor a la vuelta de la esquina, el Ayuntamiento de Ciudad Real no tiene aún fecha para su posible instalación, pero tampoco descarta que se lleve a cabo este mismo año.  

Actualmente, la situación es la siguiente: el área de Urbanismo está esperando que se subsane el proyecto presentado por parte de la empresa que resultó adjudicataria, Carpas Zaragoza S. L., y en cuanto lo haga, se valorará dependiendo de la fecha en la que se encuentren su instalación o no. «Aún no hemos decidido nada», indicó la concejala de Urbanismo, Raquel Torralbo, en relación a la posibilidad de que este año ya no se instale debido a lo avanzado del verano. Es decir, el Consistorio no descarta aún llevar a efecto este proyecto.  

En concreto, fue el pasado 17 de junio, en una Junta de Gobierno Local, cuando se aprobó provisionalmente esta adjudicación en  «un proceso distinto» a los habituales, según informó en su día el concejal de Hacienda, Nicolás Clavero, dado que se debía presentar un proyecto sobre cómo colocar y retirar los toldos que contara con el correspondiente visto bueno de Urbanismo. No había fecha de inicio, pero sí de finalización: octubre. 

El montante económico de la adjudicación se cifró en 142.743,15 euros más IVA, si bien el proyecto salió por un importe de licitación de 180.000 euros. Pasado el ecuador de agosto, el entoldado de la plaza todavía no es una realidad y de hecho se está a la espera de la subsanación del proyecto.

La instalación de estos elementos para crear sombras en el corazón de la ciudad corresponde a una vieja intención del Ayuntamiento. Se anunció en 2017, tras una moción de Ganemos, pero  después de un primer intento, con un proyecto en la pasada legislatura, quedó desierto al cuantificarse en sólo 50.000 euros.