La morosidad en el alquiler crece un 8,7% en la provincia

M. Lillo/LT
-
La morosidad en el alquiler crece un 8,7% en la provincia - Foto: Pablo Lorente

El IX informe sobre Morosidad en Arrendamientos Urbanos revela que el importe medio que se adeuda se sitúa en los 3.355,24 euros, el segundo más bajo del conjunto de la comunidad autónoma

La morosidad en el alquiler aumentó un 8,71 por ciento en la provincia de Ciudad Real de 2017 a 2018 y se situó en una media de 3.355, 24 euros, según el XI Estudio sobre Morosidad en Arrendamientos Urbanos en España 2019, elaborado por el Fichero de Inquilinos Morosos (FIM). De este modo, Ciudad Real se posiciona como la segunda provincia de la región con menor índice de morosidad en los arrendamientos, sólo por detrás de Cuenca, con 2.756,42 euros, mientras que la media de Castilla-La Mancha se cifra en los 4.341 euros. La provincia con la mayor cuantía por impagos del alquiler de la región es Guadalajara, con una media de 6.026,91 euros, mientras que Toledo figura con 4.748,41 euros y Albacete con 4.080,15 euros.  
Además, Ciudad Real es también la segunda provincia de la comunidad autónoma donde menos creció el volumen de impagos por alquiler: un 8,71 por ciento, frente a Toledo, donde aumentaron un 4,02 por ciento. Entre los que más aumentaron este volumen de impagos se encuentra Guadalajara (+11,37 por ciento), Cuenca (+11,75 por ciento) y Albacete (14,88 por ciento).
«La cuantía de los impagos tiene que ver con el precio de la renta y siempre será mucho más alta esa mosoridad en Madrid que en Ciudad Real, por ejemplo, porque los precios de los alquileres en Madrid son mucho más altos», detalló a este diario el director de Estudios y Calidad de Fichero de Inquilinos Morosos, Sergio Cardona.
«Hay provincia como Albacete, donde el año pasado no había crecido tanto la morosidad y que este año sí que ha tenido un repunte importante y otras provincias, como Guadalajara o Toledo, donde ha habido un importante aumento de precios y al final se ha traducido en más impagos», agregó Cardona.
El undécimo Estudio FIM sobre Morosidad en Arrendamientos Urbanos también desvela otros datos importantes. En Castilla La-Mancha los inquilinos adeudan a sus propietarios algo más de 4.300 euros, frente a los 6.185 euros de morosidad media en el conjunto de España.
Del mismo modo, el estudio pone de manifiesto que las tensiones entre la oferta y la demanda en Madrid han provocado la expansión del mercado del alquiler en otros territorios, como, por ejemplo, en Guadalajara y Toledo. «Al haber más inquilinos buscando piso, los precios han subido, por lo que los impagos llevan aparejados una deuda mayor. De ahí, las importantes diferencias entre territorios», informa Ficheros de Inquilinos Morosos.
Las cifras de morosidad tienen una incidencia significativa en los propietarios de las viviendas. Si se toma como referencia un inmueble con un precio de 415 euros, los arrendadores están más de 10 meses sin ingresar el alquiler, un tiempo que sitúa a la comunidad castellanomanchega como uno de los territorios donde se tarda más tiempo en solucionar el problema de los impagos.
«Antes de alquilar, los profesionales y particulares, tienen que saber qué tipo de inquilino se ha interesado por su vivienda», señaló el director de Estudios y Calidad de Fichero de Inquilinos Morosos. «En FIM ponemos a su disposición diferentes herramientas con las que evaluar de una forma inmediata al arrendatario». De este modo, afirmó que el objetivo es ofrecer seguridad a los arrendadores a la hora de alquilar sus inmuebles y evitar la mosoridad en este ámbito.