Declara que su padre abusaba de ellas, su hermana le exculpa

Pilar Muñoz
-
Declara que su padre abusaba de ellas, su hermana le exculpa - Foto: Tomás Fernández de Moya

La hija pequeña del hombre que se enfrenta a 78 años de cárcel afirma que las agredía sexualmente «siempre que tenía ganas», él lo niega pero las pruebas biológicas también le han delatado

La hija pequeña de Stelian C., ciudadano rumano de 48 años, mantuvo ante el Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial que su padre abusó de ella y de su hermana, quien ayer se desdijo y le exculpó. Sin embargo, las pruebas de los investigadores y el resultado de las muestras analizadas (ropa de la menor) en el Instituto Nacional de Biología contradicen  la versión dada ayer por su hija mayor y corroboran la declaración de la pequeña.
El juicio contra Stelian C., que  se enfrenta a una condena de 78 años de cárcel por agredir sexualmente a sus dos hijas, se suspendió el pasado 9 de enero al presentar el abogado Ramón Alén una carta en la que las víctimas supuestamente exculpaban a su padre y porque aseguró conocer el paradero de las menores (no se las pudo localizar para que prestaran declaración). El padre se comprometió a facilitar la dirección del lugar donde se encontraban las niñas. Una vez localizadas en Rumania se las citó para  testificar.
Ayer prestaron declaración mediante videoconferencia. La primera en declarar fue la hija mayor  que dentro de unos días cumplirá 17 años y tenía 15 cuando supuestamente fue violada por su padre, el 3 de mayo de 2017.
 La chica dijo estar «avergonzada» y, a renglón seguido, manifestó que su padre no la pegó, ni la ató, «ni me hizo aquello», en relación a la violación.
«¿Por qué lo dijo?» «Por miedo» y porque «pensaba que nos iba a dejar en paz», salir cuando quisieran y con quien quisiera. Según la versión dada ayer, ellas faltaban a veces a clases porque no les gustaba ir al colegio, no porque su padre si lo impidiera para evitar que tuvieran relación con chicos porque las quería sólo para él, como aseguró hace dos años cuando denunció a su padre ante la Guardia Civil y después mantuvo la acusación en sede judicial.
La hija mayor del procesado dibujó una situación familiar muy distinta a la hace dos años, como también su madre, quien declaró  que no sabía nada porque no vio nada anormal ni extraño ni siquiera sospechas. La fiscal con suma delicadeza y conocimiento fue hilando las preguntas y la testigo cayeron en contradicciones al tiempo que decía que «la policía habrá puesto esas cosas, yo no lo he dicho». Ante esta respuesta y las contradicciones, la fiscal pidió al Tribunal que se reprodujera la grabación de la declaración de la madre en sede judicial.
De los interrogatorios de la madre y la hija mayor, de su relato, se desprenden unos hechos que la fiscal del caso considera probados a la vista de la declaración de los agentes, médicos forenses y, sobre todo, de la hija menor. Declaró que su padre «abusó muchas veces» de ella y de su hermana «siempre que tenía ganas».
El abogado Ramón Alén preguntó a la menor si tenía rencor hacia su padre y si había ido libremente a declarar, a lo que respondió que ella no miente.
El letrado Ramón Alén ha estudiado el caso a fondo, ha preparado la defensa a conciencia, ha bregado, ‘peleado’ para conseguir que su cliente salga bien parado, pero las pruebas, sobre todo las biológicas, delatan a Stelian C., de 48 años.