Estiman que 20.000 multas pueden ser incorrectas

Manuela Lillo
-

Considera que desde la DGT no se aplicaron adecuadamente los márgenes de error de los radares desde el año 2010

Estiman que 20.000 multas pueden ser incorrectas - Foto: Fotos Rueda Villaverde

Automovilistas Europeos Asociados (AEA) estima que en la provincia de Ciudad Real puede haber unas 20.000 denuncias en la última década incorrectas por no haber aplicado debidamente los márgenes de error de los radares de velocidad. Se trata de una cifra que calcula esta organización en defensa de los derechos de los conductores que considera que eso podría haber supuesto un cobro indebido de unos 4 millones de euros y la retracción inadecuada de 40.000 puntos del carné de conducir.
En este sentido informaron a este diario desde AEA que matizaron, no obstante, que algunas de estas multas habrían ya caducado al remontarse al año 2010. El presidente de esta organización, Mario Arnaldo, explicó que en dicho año se reformó la Ley de Seguridad Vial para evitar que cada administración aplicara una cuantía distinta para un mismo exceso de velocidad y de ahí que se aprobara un cuadro de sanciones en razón de los tramos de velocidad que se superen. «El problema está en que este cuadro, a pesar de que lo aprobó la ley, no le gustó a Tráfico porque sobre lo que capta el radar y queda sobreimpresionado en la fotografía hay que descontarle un margen de error porque los radares no son máquinas perfectas y por eso la ley les reconoce que hay que aplicar un margen de error», detalló a este diario.
En concreto, detalló que en el caso de los radares fijos, en las velocidades «hasta 100 kilómetros por hora hay que descontar 5 kilómetros; para velocidades superiores a 100 hay que descontar el 5% y en el caso de radares móviles el margen de error es 7 kilómetros hasta 100 kilómetros por hora y para velocidades superiores a 100, el 7%», si bien el representante de AEA indicó que Tráfico no descuenta esos índices en los distintos tramos y de ahí que esta organización considere que se habrían impuesto de forma incorrecta unas 20.000 denuncias en la provincia y, en razón de 200 euros de cobro por exceso por cada una de ellas, supondría un montante económico total de 4 millones de euros y una detracción indebida de unos 40.000 puntos del carné de conducir, también en razón de dos por cada multa de ese tipo.  
Desde la mencionada organización afirman que cada vez son más numerosas las sentencias judiciales que condenan a la Dirección General de Tráfico a anular o reducir las multas económicas y la detracción de puntos impuestas al superar los límites de velocidad por no aplicar debidamente los mencionados márgenes de error de los radares.  
«Sobre lo que marca la foto hay que aplicar los márgenes de error», indicó Mario Arnaldo, quien matizó que «eso en el año 2010 podía ser discutible, pero el problema es que Tráfico sigue aplicando esto porque hay algún juzgado que minoritariamente le ha dado la razón y no lo aplica», afirmó.
Del mismo modo, Arnaldo comentó que hay sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Albacete que han dado la razón a los conductores recurrentes, aunque  matizó que el problema se encuentra en que, al tratarse de una cuantía económica reducida, no puede llegar hasta el Tribunal Supremo y que los conductores que no estén conformes con la cuantía de la sanción ni con los puntos detraídos deben dirigirse a los tribunales para que se aborde dicha cuestión.
«El problema que hay es que este tipo de multas no puede llegar al Tribunal Supremo porque son cuestiones de pequeña cuantía y que obligando al ciudadano, al que quiera que le den la razón, a que tenga que ir a los tribunales», comentó en este sentido el presidente de AEA.
De este modo, Arnaldo comentó que ya son «mayoritarias» las sentencias que reconocen que se deben aplicar los márgenes de error. En concreto, dos casos de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia que también daban la razón a los recurrentes ya que en ambos casos los conductores se enfrentaban a la retirada de dos puntos del carné y a una multa por exceso de velocidad, unos puntos que no fueron descontados al aplicar los márgenes de error.