La provincia pierde 3.200 empleos en el primer trimestre

I. Ballestero
-
La provincia pierde 3.200 empleos en el primer trimestre - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Ciudad Real fue el único territorio de la región en el que subió el paro en marzo, por el repunte en la agricultura, pero cierra el mes con el dato de desempleo más bajo en un primer trimestre desde 2009

La provincia de Ciudad Real acaba de dejar atrás su particular invierno laboral. El primer trimestre del año, con la Semana Santa desplazada en este ejercicio al mes de abril, asoma como un espacio oscuro para los números del desempleo, de tal forma que la provincia se mantuvo ajena a la mejoría experimentada en el resto de la región y en el conjunto del país y fue el único territorio castellano-manchego donde creció el número de parados en el mes de marzo, encadenando un trimestre consecutivo de incremento en las listas del Sepe que no empaña, sin embargo, la evolución interanual. La subida del paro del mes de marzo recae de manera particular en la agricultura, que cerró durante esas semanas las campañas que aún tenía en marcha, aunque de manera residual, y lastró en la suma general el descenso del desempleo en sectores como la industria, la construcción o los servicios; en cambio, la destrucción de empleo acumulada en el primer trimestre del año corresponde en buena parte al final de los planes de empleo municipales y regional, que no han tenido continuidad por el final de la legislatura. La provincia ha perdido más de 3.200 afiliados a la Seguridad Social en los tres primeros meses del año, y uno de cada tres empleos destruidos eran afiliaciones correspondientes a las iniciativas públicas de contratación.
El paro subió en la provincia de Ciudad Real en 128 personas en el mes de marzo. La cifra, que no es muy elevada, sí que provoca una mayor resonancia por el contexto en el que se produce: una caída generalizada del paro en el conjunto del país (33.956 parados menos) y de caída del desempleo también en el conjunto de la región (644 parados menos). El incremento del desempleo no evita, sin embargo, que la provincia se mantenga en la senda de la recuperación, ya que los 47.527 desempleados que registró al cierre del mes el Ministerio de Trabajo supone la cifra más baja para marzo en la última década, y hay que remontarse hasta el año 2009 para encontrar una cifra menor. Además, en términos interanuales, y teniendo en cuenta que la Semana Santa de este año se desplaza en el calendario, retrasando uno de los nichos de contratación del sector servicios, la provincia tiene 5.463 parados menos que hace un año, y se mantiene lejos aún de volver a rebasar la barrera de los 50.000 desempleados.
La subida del desempleo en la provincia de Ciudad Real en el mes de marzo sitúa al territorio en una dinámica negativa de tres meses consecutivos de repunte los números del Sepe, y aunque la subida en este primer trimestre del año ha sido moderada sí que ha sido más grandilocuente la destrucción de empleo. En ese caso, el de la afiliación a la Seguridad Social, Ciudad Real no es el único territorio regional que vio descender el número de trabajadores cotizando a las arcas públicas, y en parte esa tendencia se explica arañando las cifras totales para bajar al detalle de la afiliación por actividad económica: buena parte de la pérdida de afiliados a la Seguridad Social se ha producido en estos tres meses en el sector público como consecuencia el final, sin continuidad por el ocaso de la legislatura, de los planes públicos de empleo.
El mes de marzo se cerró para Ciudad Real con 166.725 cotizantes en la Seguridad Social, y eso supone una caída de casi un millar en el último mes, de más de 3.200 afiliados en los tres primeros meses del año. Es decir, que en el inicio del presente ejercicio en la provincia se han destruido 35 puestos de trabajo cada día. De los 3.210 puestos de trabajo que se han quedado por el camino en este inicio de año, un millar corresponde al sector público, o lo que es lo mismo, uno de cada tres empleos perdidos en los tres primeros meses del ejercicio derivaban de los planes públicos de contratación. La cifra se enmarca en una tendencia generalizada de destrucción de empleo en los primeros meses del año en la provincia que se ha movido siempre en una trayectoria de dientes de sierra. Por ejemplo, fue mucho mayor el año pasado, con 4.562 empleos perdidos en el primer trimestre de 2018, y mucho menor en el año 2017, con una caída de 2.071 afiliados ciudadrealeños a la Seguridad Social entre enero y marzo de ese año. La llegada de la Semana Santa y de campañas agrícolas como el pimiento o el melón, junto con la cercanía de las contrataciones estivales, debe volver a colocar a la provincia en la senda del crecimiento del empleo, muy ligado todavía en el territorio a las campañas agrarias y del sector terciario.
En marzo, según los datos del Ministerio de Trabajo, se firmaron en la provincia de Ciudad Real 13.832 contratos, y 1.147 de ellos fueron de carácter indefinido. Esa cifra elevó el porcentaje habitual de contrataciones fijas en la provincia, que se situó en el entorno del 8,3 por ciento, reduciendo la tasa de temporalidad en la contratación por debajo del 92 por ciento.
principales municipios. Tendencia dispar en las localidades con más población de la provincia de Ciudad Real en lo que a datos d paro se refiere. El mes de marzo fue para los diez municipios con más habitantes un periodo irregular, con cuatro municipios con descensos en el desempleo (Ciudad Real, Puertollano, Daimiel y Miguelturra) y seis localidades con incremento en el número de desempleados (Tomelloso, Alcázar, Valdepeñas, Manzanares, La Solana y Criptana).  
Aun así, las subidas del mes de marzo fueron moderadas en casi todos los casos, siendo la más cuantiosa la de Valdepeñas (69 desempleados más). En términos interanuales, todos los principales municipios tienen menos paro que hace un año.