Dos años desde la llegada de Inclán al Manchego

Eduardo Gómez
-

El técnico de Avilés resalta el crecimiento del club a todos los niveles en este tiempo. Debutó un 8 de octubre de 2017 contra el Pedroñeras, partido resuelto con un gol de Jesute

Sergio Inclán imparte instrucciones en su primer encuentro como técnico del CD Manchego, hace ahora dos años. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Ayer se cumplieron dos años desde que Sergio Inclán dirigió su primer encuentro como técnico del CD Manchego. Fue un 8 de octubre de 2017, en el Polideportivo Juan Carlos I ante el Pedroñeras y un tempranero gol de Jesute otorgó el triunfo a un conjunto en situación crítica. 
Inclán tomó las riendas de un Manchego colista tras siete jornadas y con solo tres puntos, tras dos derrotas muy duras ante Miguelturreño y Socuéllamos. Aquella campaña la acabó noveno, con 53 puntos, sumando 50 en los 31 choques que el avilesino estuvo en el banquillo.
«Mucha gente me dijo en aquel momento que dónde me metía. Pero bueno, en Ciudad Real siempre me habían tratado muy bien, me lié la manta a la cabeza y resolvimos de forma brillante una situación crítica. Aquello fue fruto del trabajo duro de los futbolistas, que creyeron en todo lo que se les propuso».
En su segunda campaña como técnico mancheguista, el equipo logró su mejor clasificación histórica, acabando sexto con 58 puntos. Inclán resume esa temporada con una frase: «El equipo rindió muy por encima de su situación presupuestaria».
Ya en su tercera campaña al frente del equipo, Inclán hace balance de estos dos años y considera que «el club ha crecido tanto en muchos ámbitos que realmente parece que ha pasado más tiempo. El equipo ha crecido en todos los sentidos, no sólo en lo deportivo. Cuando yo llegué faltaban muchas cosas para que un equipo pudiera competir con una cierta normalidad», repasa.
Y es que el asturiano tiene una máxima: «Mi objetivo es que cuando me vaya, ese club se quede en mejor situación que cuando yo llegué, pero no sólo deportivamente, sino en todos los niveles». 
Para Inclán, el crecimiento que está teniendo la entidad en estos meses se debe a «la implicación y el compromiso de los jugadores, técnicos y junta directiva. Nadie sabe de las dificultades que hay para confeccionar una plantilla con los recursos que tenemos».
«De puertas hacia fuera el club ha ganado mucho prestigio. Cuando yo entré el entorno era de indiferencia, ahora no, ahora hay gente que se interesa por él. El Manchego se ha ganado el respeto con trabajo y seriedad», confiesa Inclán, que prefiere no hablar del futuro, sino «seguir disfrutando en el día a día».