Casi dos millones para automatizar la planta de Almagro

La Tribuna
-
Casi dos millones para automatizar la planta de Almagro

RSU recibirá dos subvenciones de fondos Feder, que supondrán una cuantía cercana a los 2,3 millones de euros, para hacer más sostenibles las instalaciones y apostar por la economía circular

Dos subvenciones de fondos Feder que supondrán una cuantía cercana a los 2,3 millones de euros y que se utilizarán para hacer más sostenibles las instalaciones y apostar por la economía circular; la ratificación del convenio colectivo para el periodo 2018-2020 y la aprobación de la formulación de las cuentas de 2018, que arrojó beneficios, fueron algunos de los temas tratamos en el consejo de administración de la empresa Residuos Sólidos Urbanos de Castilla-La Mancha SA, reunida en la sede de la Diputación y presidida por su titular, el diputado provincial Pedro Antonio Palomo. En informes de presidencia, ruegos y preguntas, Palomo informó de estas dos subvenciones concedidas en el marco del programa operativo Feder de Castilla-La Mancha (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) para financiar las inversiones de automatización de la planta de reciclaje y compostaje de Almagro y para la implantación de la recogida selectiva de biorresiduos (materia orgánica, contenedor marrón), comenzando por la capital. Ambas subvenciones ascienden a 1.519.278 y 778.562 euros, respectivamente, el 80% del coste previsto. En concreto, el gerente de RSU, Oscar Narros, informó de que la automatización de la planta de fracción orgánica y resto de Almagro supone un coste de la operación y subvencionable de 1.899.098 euros, de los cuales el 80% corresponden a la ayuda Feder de Castilla-La Mancha. La población afectada será toda la perteneciente al Consorcio RSU de Ciudad Real, es decir, aproximadamente 380.360 habitantes. «Tras realizar la remodelación de la planta, se conseguirá la automatización de las actividades manuales de clasificación, convirtiéndolas en controles de calidad,  mejorando las condiciones de los operarios y la disponibilidad de la línea de tratamiento», explicó Narros para añadir que, a su vez, «se incrementará la eficacia de separación y se disminuirá el porcentaje que de rechazos a vertedero». Cuando esté la instalación funcionando, el proyecto estima que se obtendrá casi 11.000 toneladas de bioestabilizado y más de 4.000 de compost. «El objetivo es llegar a un 70% de reciclaje en nuestras instalaciones», sentenció.