Asaja y UPA esperan daños concentrados al este de Albacete

E.F. / Albacete
-

Más allá de localidades como Almansa o Caudete, los mayores problemas causados por la lluvia consisten en la interrupción de los trabajos de vendimia o la recolección de almendra

Un área encharcada con una explotación de almendros al fondo en la zona de la Rambla de Navajuelos, en Tobarra. - Foto: G.G.

Asaja y UPA consideran que, por zonas geográficas, el impacto de la DANA en el sector agrario de Albacete se centrará en la comarca de Almansa. Por cultivos, el principal problema no está sólo en los daños directos, sino también en la interrupción forzada de los trabajos en el campo, empezando por la vendimia, la mayor campaña.
El presidente provincial de Asaja, Jorge Navarro, señalaba ayer a La Tribuna que «es evidente que los daños directos se concentrarán en localidades como Almansa y Caudete, en especial en las zonas de ambos términos municipales más próximas a la Comunidad Valenciana, en las que las lluvias fueron más fuertes con diferencia».
En estas zonas, se esperan daños en cultivos como la patata, el maíz, la almendra, el viñedo o el olivar «pero la evaluación económica  se hará esperar; hablamos de zonas donde las parcelas tienen entre metro y medio y dos metros de agua, hasta que no están despejadas, no se entra, es imposible».
Esto significa, según las estimaciones de Navarro, que «los agricultores y los técnicos no podrán entrar, como muy temprano, hasta dentro de una semana y eso suponiendo que no vuelva a llover, en este caso, ya estaríamos hablando de 15 días».
Otro efectos, sin embargo, son más evidentes, como la interrupción de los trabajos en el campo a causa de la imposibilidad material de entrar a los tajos.
Por los datos que, de momento, tiene Asaja, la campaña de la vendimia se ha parado en las zonas de La Mancha y La Manchuela, así como la recogida de la almendra, aunque en este caso casi toda la producción ya se había cosechado. También se han parado las primeras siembras de la campaña, como las del ajo blanco y el ajo chino, la colza y algunos centenos.
Navarro también señaló que estas fuertes precipitaciones ponen de manifiesto otro problema «y es la falta de previsión de las administraciones públicas cuando planifican las obras públicas; hay explotaciones que se ven afectadas por estos fenómenos de forma natural, por estar junto a una rambla o un barranco, pero hay otras que se inundan porque los que diseñan las autovías o las vías del tren no tienen en cuenta los efectos de estas obras en la escorrentía».
Demasiado tiempo. Por su parte, el secretario de Organización de UPA en Albacete, Pedro González, explicaba que «lo peor, sin duda, lo esperamos en Almansa o Caudete; por lo demás, lo que más nos puede preocupar es que llueva demasiado tiempo y algún viñedo se pueda ver afectado por el exceso de humedad y la uva se pudra».
La clave, señaló, es que lo que ha caído es agua, no hubo precipitación de granizo, de forma que los cultivos han aguantado en general bastante bien, en la mayor parte de la provincia. «Por ejemplo, los almendros han aguantado mejor de lo esperado, apenas se han caído almendras al suelo».
En UPA también tienen noticias de daños en otros cultivos como el tomate para conserva, el pimiento o el melón, pero por el momento habrá que esperar a que el terreno se seque antes de hacer valoraciones más detalladas «pero incluso se podría dar la paradoja de que, en más de un término, toda esta agua haya hecho más bien que mal, porque veníamos de un verano pésimo en materia de lluvias».