Acaba de salir de prisión y pacta 2 años de cárcel por robo

Pilar Muñoz
-

Admite que forzó la puerta de un céntrico supermercado de Ciudad Real y que sustrajo cuatro botellas de whisky valoradas en algo más de 76 euros

Imagen de la Audiencia Provincial donde estaba señalado el juicio - Foto: Rueda Villaverde

Acaba prácticamente de salir de prisión y ya ha tenido que comparecer ante el Tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Ciudad Real para responder de un delito de robo con fuerza cometido la madrugada del 10 de octubre de 2017 en un supermercado ubicado en la plaza Carlos III de la capital.
R.M.N. admitió ayer que entró en este establecimiento por la fuerza tras apalancar la puerta de aluminio y cristal y una vez dentro se apoderó de cuatro botellas de whisky por valor de algo más de 76 euros. El reconocimiento expreso de los hechos y el informe del abogado Carlos Bruno, que le defiende por el Turno de Oficio, propiciaron un acuerdo de conformidad con la fiscal del caso, que rebajo la pena atendiendo a la documentación presentada sobre su adicción a las drogas, que ha sido la «causa» del robo cometido en el citado supermercado. Actualmente, R. M. N. está recibiendo tratamiento en la UCA (Unidad de Conductas Adictivas», es decir para su desintoxicación, indicó a este diario el letrado  Carlos Bruno.
De este modo, la pena que inicialmente pedía la fiscal, cinco años de cárcel ha quedado reducida a dos. De entrada, los cinco años de prisión iniciales por el robo de cuatro botellas de alcohol parece una pena elevada, pero la fiscal ha tenido en cuenta otros factores importantes como los antecedentes, la reincidencia.
R. M.N. ha salido este verano de prisión tras cumplir una condena por otros hechos y ayer volvía a sentarse en el banquillo de los acusados. La fiscal aplicó la circunstancia atenuante de drogadicción y rebajó la pena a dos años de cárcel tras el reconocimiento de los hechos.
El abogado ha solicitado la suspensión de la pena privativa de libertad cuya resolución se verá en la fase de ejecución de sentencia.
No obstante, aún sigue teniendo cuentas pendientes con la Justicia.
Antecedentes. El historial delictivo de R. M. N. es amplio y su paso por los tribunales no terminó ayer, ya que sigue teniendo cuentas pendientes con la Justicia.
En octubre de 2013 fue condenado por el juez de Penal número 3 de Ciudad Real a dos años de cárcel por robo con violencia e intimidación. En diciembre de 2015 fue el juez de Penal número 1 de Ciudad Real el que le sentenció a nueve meses de prisión por robo con fuerza en las cosas. Dos años después, en febrero fue nuevamente condenado por otro delito de robo con fuerza, en esta ocasión a un año de prisión.
Según ha podido saber este diario, va volver a sentarse en el banquillo de los acusados para responder de delitos de la misma naturaleza, contra el patrimonio, cometidos presuntamente en otras ciudades.