Bienestar Social busca familias para acoger a hermanos

H. L. Muñoz
-
Bienestar Social busca familias para acoger a hermanos - Foto: Tomás Fernández de Moya

La directora provincial señala que cuentan con varios casos de hermanos en custodia de la Junta de Comunidades y que tendrán que ser separados a menos que se escuche su llamada

La Consejería de Bienestar Social ha hecho un llamamiento para buscar familias de acogida que tengan la disposición de acoger a varios menores a la vez. El objetivo es evitar que se separen grupos de hermanos en los que las familias han perdido la patria potestad. Se trata de una separación que no solo puede ocurrir en varios hogares sino quizás en varios municipios de la provincia. Se trata de una situación que ocurre cada vez con más asiduidad, con casos de familias en los que son varios los menores en tutela por la Junta de Comunidades al no existir otros parientes que pueda acogerlos. A menos que haya familias dispuestas a acoger a todos a la vez podrían ser separados. 
La directora provincial de la Consejería de Bienestar Social, Prado Zúñiga, efectúa este llamamiento con el recuerdo de que se trata de contar con este tipo de familias acogedoras a las que no les importe acoger dos o tres menores en tutela. A menos que comiencen a entrar en bolsa, esos menores deberían quedarse en un hogar de protección, un espacio habilitado. «Lo ideal es que esos hermanos se encuentren en una misma familia de acogida, todos juntos, con referentes paternos o maternos», dijo Zúñiga. 
De este modo, Zúñiga señaló que entiende que hay un gran impacto en «acoger a tres menores de edades pequeñas» ya que podría suponer que no haya hogares preparados para tenerlos todos a la vez en acogida. Además recordó que las familias que hay actualmente en el registro suelen tener varios hijos. De todos modos hace el llamamiento porque «puede haber familias que tengan a sus hijos estudiando fuera, que son adolescentes o están emancipados y que podrían ser padres y madres acogedores de estos grupos de hermanos de pequeñas edades».
Los niños se encuentran en acogida debido a que las familias de origen no pueden ejercer sus funciones por diversos motivos, adoptándose una medida de protección para que atienda y cubra sus necesidades a través de una familia de acogida. Los últimos datos de la dirección provincial apuntan que hay 274 menores en tutela de la Junta de Comunidades, de los que 162 están en acogida por familias de la provincia. En total hay 115 familias en acogida, junto a otras diez que se encuentran en bolsa, aunque seis de ellas no podrían acoger, debido a que debe transitar un periodo de tiempo desde que se acoge unos menores hasta que comienza la acogida de un grupo nuevo. 
Hay que recordar que la acogida es una medida de protección que proporciona temporalmente una familia de acogida a niños que no pueden permanecer en su familia de origen por diferentes circunstancias y que permite dar un ambiente familiar estable, un trato individualizado y la posibilidad de crear nuevos vínculos afectivos, manteniendo y fomentando los existentes con su familia de origen. Se trata de una acogida temporal, nunca de una adopción, ya que algunos menores tras la acogida pueden regresar con sus familias de origen y, en otros casos, se puede iniciar un proceso de adopción. En este sentido, la acogida es incompatible con la adopción, son bolsas diferentes. 
Las familias de acogida pueden estar formadas por cualquier persona adulta o familia mayor de 25 años, con o sin hijos, independientemente de su estado civil, que pueda ofrecer al menor un ambiente estable. En este caso no existen limitaciones de ningún tipo, por orientación sexual o estado familiar, salvo la estabilidad que se acredita mediante formación impartida por la Consejería y visitas de técnicos. Además de apoyo de técnicos existe una ayuda económica por la acogida de los menores para sufragar los gastos derivados directamente del acogimiento.
Los interesados pueden llamar al 926 27 62 00, el teléfono de la dirección provincial o escribir al correo acogimiento.cr@jccm.es.