El Pleno avala la creación de una mesa para el botellón

M. Lillo / LT
-

El concejal de Vox se queda solo en su propuesta de suprimir la zona azul viernes por la tarde y sábados por la mañana. El equipo de Gobierno argumenta que no apoya al comercio

El Pleno avala la creación de una mesa para el botellón - Foto: Pablo Lorente


El Ayuntamiento de Ciudad Real dijo ‘sí’ el jueves a la creación de la ‘Mesa para el estudio del problema del botellón’, una medida que planteó el Grupo Municipal Popular y que pretende atajar ese fenómeno en la capital. La propuesta llegó al Consistorio después de que el equipo de Gobierno municipal, en boca de su concejala de Festejos, Eva Masías, señalara este verano la intención del eliminar de forma paulatina el botellón en la capital, siguiendo los pasos de otras capitales de España que ya han iniciado este camino. De hecho, así lo recoge el pacto de gobierno alcanzado entre PSOE y Cs en Ciudad Real.
Así pues, la propuesta del principal partido de la oposición contempla la creación de una mesa que tendrá como objetivo redactar un acuerdo «en el que se determinen los objetivos generales y concretos a perseguir», así como los compromisos a adquirir y el seguimiento de los mismos. La moción salió adelante con el apoyo de PSOE y Cs, así como Vox y el propio grupo municipal popular del que partió la iniciativa, mientras que Unidas Podemos optó por la abstención. Por otra parte, el PP criticó ayer la postura de Cs en relación a las ordenanzas fiscales que se votaron en el Pleno y lamentó que no aplique una bajada mayor del IBI ahora que está en el equipo de Gobierno municipal.
En el Pleno, sin embargo no salió adelante la moción del concejal de Vox, José Antonio Ruiz-Valdepeñas, en la que pidió la eliminación de la zona azul los viernes por la tarde y los sábados por la mañana. Se quedó solo votando a favor. PSOE, Cs y Unidas Podemos votaron en contra mientras que el PP se abstuvo. El principal motivo que argumentó el equipo de Gobierno de PSOE y Cs para tumbar esta propuesta de Vox fue que la medida no iba a favorecer al pequeño comercio de la capital, que era el objetivo a perseguir. En este sentido, la portavoz del equipo de Gobierno, Sara Martínez, explicó que la supresión de la ORA dichos días podría llevar aparejado el que hubiera conductores que estacionaran en calles del centro un viernes por la tarde y mantuvieran su vehículo todo el fin de semana, sin favorecer la rotación que facilita el estacionamiento a quienes acuden al centro para realizar compras. Martínez recordó que el equipo de Gobierno ha venido apostando por fomentar una movilidad más sostenible, como el uso del transporte público, que ha ganado usuarios. El PP por su parte abogó por un apoyo global al pequeño comercio y Unidas Podemos por la peatonalización.