Se actuará de oficio aunque la víctima no denuncie

Pilar Muñoz
-
Se actuarán de oficio aunque la víctima no denuncie - Foto: Tomás Fernández de Moya

La jefa de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación destaca la importancia del nuevo protocolo en la protección de las mujeres maltratadas y también en los casos en los que haya menores

El nuevo protocolo policial para valorar el riesgo de las víctimas de la violencia machista «abundan en la seguridad de las mujeres y la de sus hijos», asegura en declaraciones a La Tribuna la jefa de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación del Gobierno en Ciudad Real, María Ángeles Pérez Montero, tras resaltar como novedad que la Guardia Civil y la Policía van a actuar de oficio aunque la víctima no denuncie o acabe retirando la denuncia.
También se alertará a los jueces mediante una diligencia de aquellos casos susceptibles que pueden desembocar en una violencia mayor o más grave incluso en asesinato. Otro de los objetivos importantes del nuevo protocolo es detectar los casos con menores a cargo de la mujer víctima de la violencia machista que estén en posible situación de vulnerabilidad.
María Ángeles Pérez explica a este diario que las víctimas llegan a la comisaría o al cuartel de la Guardia Civil, por regla general, «en un estado muy crítico, dramático»  y «cuando se ven amparadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se tranquilizan, empiezan a pensar en las consecuencias y llega un momento en que no denuncian o retirar la denuncia», indica  la jefa de la Unidad de Violencia de Género de la Subdelegación en base a su experiencia en esta materia.
Insiste en que sigue habiendo un buen número de mujeres que  se persona en la causa contra el maltratador, pero luego no sigue adelante con la denuncia por sus circunstancias personales, situación económica, los hijos y porque se arrepienten sobre todo tras convencerla el denunciado.
 «Con el nuevo protocolo se va a actuar de oficio y aunque no haya denuncia, una vez que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tengan constancia de que ha habido una agresión, un maltrato, se va a iniciar un expediente independientemente de que la mujer tenga más o menos voluntad de hacerlo», reiteró María Ángeles Pérez.
Del mismo modo, se pretende «mejorar la posible reincidencia de nuevos episodios de violencia» e igualmente «identificar y alertar» a los jueces y fiscales de los casos que tienen un riesgo «de especial relevancia» que son «susceptibles de evolucionar en violencia más grave», como el asesinato de la mujer.
El nuevo protocolo persigue también detectar los casos en los que hay  menores a cargo de la víctima, insistió María Ángeles Pérez.
A este respecto, hace hincapié en la importancia de trasladar a la autoridad judicial a través de una diligencia sobre la situación y se aconsejará la práctica de valoraciones adicionales. «Ahora se van a identificar estos casos porque son menores en posible situación de riesgo y, por ello, en otra diligencia se dirá a la autoridad judicial que es conveniente valorar a estos menores».
Se trata de «clarificar y simplificar» cuestiones como por el ejemplo el tratamiento de ciertos casos de violencia de género, la aplicación de medidas policiales de protección de carácter obligatorio según cada nivel de riesgo, así como la elaboración de un plan se seguridad personalizado.
Por último, Pérez resalta la importancia de que el protocolo plantea colocar más pulseras de control telemático a la vista del excelente resultado disuasorio que han tenido.
 

Se actuarán de oficio aunque la víctima no denuncie Patricia González
Se actuarán de oficio aunque la víctima no denuncie - Foto: Patricia González