El Viña Albali rema para morir en la orilla

Eduardo Gómez
-
Manu García es perseguido por un rival. - Foto: ACP-FS Valdepeñas

El conjunto valdepeñero cae (2-3) ante el Zaragoza y se complica la permanencia en un partido condicionado por el portero-jugador y la gran actuación del portero visitante

Segunda derrota consecutiva en casa para el Viña Albali Valdepeñas. El conjunto de David Ramos cayó ante un ordenado y eficaz Zaragoza, lo que unido a la victoria de Segovia en Ferrol aprieta la zona caliente de la tabla. Tras 37 minutos de acoso a la portería maña, el portero-jugador fue la solución de los manchegos para igualar la contienda, pero eso tiene sus riesgos. Ramos apostó fuerte con el 2-2. No se conformó con el empate y el Zaragoza, como escuadra experimentada que es, aprovechó un pequeño error para hacer el definitivo 2-3.

Hubo sorpresa en el quinteto inicial, con la vuelta a la titularidad de Mendiola, acompañado por Víctor Montes, José Mario, Chino y un ex de los maños, como Thiago.

El primer periodo fue un quiero y no puedo de los azules. No mereció el conjunto local irse al descanso dos goles abajo, pero en este deporte la eficacia es crucial. El Zaragoza aprovechó dos errores puntuales y el portero Iván Bernard se convirtió en un gigante para repeler todos los intentos manchegos. Y ahí estuvo la diferencia.

 

El 0-1 llegó en el minuto 3 en una acción de estrategia muy protestada por los locales y, entre el desconcierto, Richi Felipe en el segundo palo aprovechó para sorprender a Mendiola.

 

A partir de ahí el acoso valdepeñero al área de Iván Bernard fue constante, con dos remates al larguero de José Mario y Lluc, incluidos. Juanan también dispuso de buenas oportunidades, mientras el Zaragoza se iba cargando de faltas, aunque eso al final no se tradujo en un doble penalti para desesperación de los manchegos con los coelgiados. La escuadra aragonesa, por su parte, se mostraba tremendamente peligrosa en acciones a balón parado. De hecho, por una cesión se libró el Viña Albali del 0-2 tras una jugada rocambolesca en la que Chino no acertó a controlar en la salida de balón. En el saque posterior Dani Santos despejó bajo palos. El Zaragoza había resistido y tras un tiempo muerto local llegó el 0-2, en otro saque de banda en el que Mendiola no midió su salida y Richi Felipe remachó sin piedad.

 

Tras la reanudación, el reloj descontaba los minutos demasiado rápido para los intereses locales y un disparo a la madera de Chino fue la mejor ocasión antes de una fase de total dominio valdepeñero ante un Zaragoza muy ordenado y con un Iván Bernard colosal.

 

A cuatro minutos apostó David Ramos con portero-jugador y a la primera Dani Santos tumbó la resistencia maña. Y casi en la siguiente acción Chino hacía el segundo para delirio de la afición. Quedaban 2.54 y siguió Viña Albali con juego de cinco con los riesgos que ello conlleva. Así un mal control de Juanan hizo que el balón le llegase a Tejel que, a puerta vacía, no perdonó el 2-3. Un resultado que condena al Viña Albali Valdepeñas a seguir sufriendo.