La Junta Local de Seguridad, tras el confinamiento

LT
-

Bolaños de Calatrava solicitó a la Subdelegación mayor presencia de la Guardia Civil pero como consecuencia del confinamiento, la Junta local de Seguridad se ha aplazado

La Junta Local de Seguridad, tras el confinamiento

Tras demandar una mayor presencia de Guardia Civil en la localidad antes del confinamiento, el alcalde de Bolaños se puso en contacto con la subdelegada del Gobierno para fijar una junta local de seguridad y abordar los problemas que en esta materia, por las singulares características socio económicas del municipio, tiene la localidad. Para tal fin, ambos acordaron que en esta junta local de seguridad se estudiara la necesidades de Bolaños en esta materia.

La reunión se ha aplazado como consecuencia de la situación que vive Bolaños, con medidas extraordinarias de prevención del COVID desde el 25 de agosto y con el confinamiento que restringe la entrada y salida a la localidad desde el pasado 3 d septiembre, por lo que está pendiente de celebrarse una vez se levante el confinamiento.

Bolaños es un municipio con más de 12.000 personas y por sus características socioeconómicas se requiere, a juicio del ayuntamiento y de la población, una mayor presencia de Guardia Civil en la localidad, y no solo que dependa de la única patrulla que queda de servicio que atiende también a otras poblaciones vecinas como Almagro, Calzada, Granátula, Valenzuela o Pozuelo, ya que muchas son las ocasiones en las que se requiere por parte de la Policía Local o de los propios demandantes la presencia de la GC y esta patrulla por estar atendiendo otras incidencias en los municipios antes referido, teniendo que ser la Policía Local la que actúe en muchos de estos incidentes, a pesar de no ser una competencia municipal.

La realidad económica de Bolaños hace que durante los meses de recolección de cosechas, y sobre todo desde los últimos años, haya crecido el número de temporeros para estas, más allá de la población de origen extranjero estable que ya tiene el municipio. Esta situación ha provocado en casos puntuales una problemática adicional de detección de viviendas en las que conviven un número excesivo de personas que, en esta situación extraordinaria sanitaria que padecemos, pueda suponer un riesgo añadido de incremento exponencial de los contagios por este virus entre las personas que cohabitan estas viviendas, lo que precisa justificadamente también disponer de las correspondientes herramientas legales y policiales para ejercer un mayor control sobre el arrendamiento y sobrehabitación de viviendas en estas condiciones. Esta circunstancia ha provocado malestar, intranquilidad y recelo de los vecinos.

 

Por eso, en la junta local de seguridad se quieren analizar estas condiciones además de las de habitabilidad o del seguimiento de población extranjera con residencia ilegal en el municipio.

 

A este respecto, el ayuntamiento va a enviar tanto a las autoridades sanitarias como a la subdelegación del gobierno, un escrito en el que se les hace sabedores de la complicada situación que se añade a una problemática de mayor escala, haciéndoles sabedores de la dificultad que existe por parte de las autoridades policiales y locales para poder intervenir en las viviendas por tratarse de una propiedad privada que necesitan de autorizaciones especiales para poder intervenir en su interior si no hay consentimiento de los propietarios.