Romero resta importancia al botellón ante el Quijote Arena

latribunadeciudadreal.net
-

D.A.F. / M.Ch.

Botellón en el Quijote Arena - Foto: /Fotos Tomás Fernández

Uno de los temas más comentamos durante las fiestas de Ciudad Real ha sido el botellón que de forma espontánea se ha ido repitiendo durante junto al Quijote Arena, en sustitución de la zona de las casetas del recinto ferial, como había sido habitual en años anteriores. En este sentido, y después de que el Consistorio tratase de erradicar una práctica que cada noche ha reunido a miles de jóvenes (el punto álgido tuvo lugar el sábado con cinco millares), la alcaldesa de la capital, Rosa Romero, comentó ayer que «el botellón tiene que ver con una moda y una cultura de los jóvenes», a los que invitó a hacer disfrutar de la variedad de ofertas de ocio que les brinda la Feria y a hacer propuestas alternativas.
En declaraciones ante los medios de comunicación durante su asistencia a un espectáculo de títeres en los jardines del Prado, la primera edil explicó que la mayor parte de quienes acudieron al botellón en las inmediaciones del Quijote Arena «estaban allí un rato y después se iban», ya fuera al recinto ferial, a la carpa de la feria o a alguno de los conciertos programados.
De esta forma, la regidora ciudadrealeña insistió en que el botellón «es una forma de cultura popular» vinculada a los jóvenes y extendida por toda España.
La alcaldesa invitó a los jóvenes de la ciudad a hacer también aportaciones con propuestas de ocio diferente que se puede recoger a través de la propia Concejalía de Juventud o de las redes sociales.

seguridad. Por su parte, el portavoz del equipo de Gobierno, Pedro Martín, aseguró en rueda de prensa que el objetivo principal del Ayuntamiento en lo que respecta al botellón ha sido trabajar para «controlarlo». De esta forma, el concejal manifestó que la presencia policial ha sido una constante en el pabellón para «evitar cualquier incidente» y para velar por la seguridad de todas las personas que se acercaban hasta allí; asimismo, valoró el hecho de que a lo largo de ninguna noche se hayan producido sucesos dignos de mención y afirmó  que los participantes se marchaban a la feria normalmente a partir de las dos y media de la madrugada.
En lo que respecta a la basura generada por esta práctica, comentó que el balance se hará a la finalización de las fiestas, si bien quiso recordar que desde el Consistorio se apela siempre «a un consumo saludable» de alcohol.