El debate repasa propuestas pero no define alianzas

I.Ballestero
-
Debate electoral de los candidatos a la Alcaldía de Ciudad Real - Foto: Tomás Fernández de Moya

El debate organizado por la Asociación de Periodistas de Ciudad Real subraya la distancia programática entre los partidos pero reduce al capricho azaroso de la foto inicial y la cercanía en ella entre los candidatos la imagen de los posibles pactos

Centrados como están en barajar y repartir sus propuestas, los candidatos a la Alcaldía de Ciudad Real mantienen aún escondido bajo la manga el naipe de las posibles alianzas con las que gobernar a partir del próximo domingo. La Asociación de Periodistas de Ciudad Real convocó en el claustro del Museo de la Merced a los seis nombres que aspiran a liderar la capital de la provincia a partir del 26-M, les pidió que trazaran su modelo de ciudad y que desgranaran sus propuestas en tres áreas concretas. Los aspirantes tiraron de programa y abanderaron logros pasados y políticas futuras para tratar de convencer a un electorado que, descartado de antemano un gobierno monocolor con una mayoría absoluta, apenas sospecha algunos de los colores que se pueden combinar en el próximo mosaico del poder en Ciudad Real.
Pilar Zamora (PSOE), Francisco Cañizares (PP), Eva Masías (Cs), Nieves Peinado (Unidas Podemos), Pedro Fernández (España Real) y José Antonio Ruiz-Valdepeñas (Vox)tuvieron dos horas para atraer hacia sus siglas a aquellos que todavía no hayan decidido su voto. Situados caprichosamente por sorteo las candidatas frente a los candidatos, el azar deparó en la fotografía de salida algunos aspectos más que interesantes que anotar al pie. Colocó, por ejemplo, aFrancisco Cañizares junto al candidato de Vox, una formación de la que el PPtrata de distanciarse a lo largo de toda la campaña pero al que intuye como un aliado a la hora de pactar. Ypuso a Eva Masías entre Pilar Zamora y Nieves Peinado, como la duda no resuelta acerca de una posible grieta en el pacto de gobierno del mandato que ahora expira. Peinado, la única que apuntaló su muralla de alianzas negándole su apoyo «a cualquier gobierno de derechas», interpeló directamente a la socialista por encima de la presencia de la candidata de Ciudadanos sobre sus preferencias futuras a la hora de pactar. Zamora calló y la pregunta quedó en el aire. 
Más allá de esa incógnita apenas despejada de los posibles pactos tras el paso por las urnas, los candidatos a la Alcaldía ciudadrealeña transitaron por una hoja de ruta marcada de antemano y sólo Pilar Zamora abandonó el guión inicial en la primera rodada del camino, para dar por avanzado su proyecto de ciudad. Lo hizo después de que Eva Masías, la primera en hablar, dejara en medio del debate el arma de que Ciudad Real «es la cuarta capital con el IBImás alto de todo el país», un florete que empuñaron por turnos Vox y Partido Popular para que el debate derivara por momentos desde la confrontación de programas hacia el examen de la gestión de Zamora. 
Cuando la mirada no se dirigía de manera directa a sus rivales políticos, los candidatos dibujaban en el aire la ciudad que ofrecen a los votantes, con trazos más gruesos en unos casos, como la promesa genérica de Vox de bajar «todos los impuestos y tasas» y de reorganizar el Ayuntamiento (tienen en su programa la sorprendente medida de la reducción de concejales) o la de Pedro Fernández Aránguez, desde España Real, de ir a buscar a las empresas a Madrid para traerlas a la provincia, y con pinceladas más finas en ocasiones, aludiendo a programas e iniciativas concretas. Movilidad, sostenibilidad y atracción de empresas fueron los temas a los que más recurrieron los aspirantes, pero cada uno a su manera articuló los ejes de la ciudad que quieren para los próximos cuatro años. 
Eva Masías habló de una capital en la que el dinero de los ciudadanos «esté en sus bolsillos», y Nieves Peinado aprovechó su primera intervención para marcar distancias con el Partido Socialista, un alejamiento electoral común en campaña que se acentuó cuando Unidas Podemos presentó como propias por habérselas impuestos a los socialistas para la aprobación de sus presupuestos, una gestión que Zamora quiso compartida. Cañizares en esa presentación buscó dos mensajes muy claros:la intención de «recuperar la capitalidad de la provincia» y de dar «un salto de calidad»que con el gobierno de los socialistas «no se ha producido». Ruiz-Valdepeñas quiso incidir en la bajada de impuestos y Fernández Aránguez dejó algunos mensajes concretos que casi se difuminaron en momentos más disolutos. Recuperó su ‘alcalde de noche’ y se comprometió a ampliar la ZASdel Torreón, además de a repensar la zona de ocio. Pilar Zamora abandonó el futuro para anclarse en el presente y repasó logros conseguidos (Elisa Cendrero, calles asfaltadas, reducción de deuda). 
propuestas conocidas. Fijadas las posiciones iniciales, propuestas ya conocidas. El futuro polígono Oretania apareció como esperanza de futuro y el teatro-auditorio como dispendio del pasado, PSOE defendió su gestión anteponiéndola al PPy el popular Francisco Cañizares evitó en lo posible aludir al pasado de su partido en el gobierno de la ciudad, todo lo articuló en torno al futuro. 
Hacia el final de la confrontación ideológica se ataron algunos de los cabos que habían quedado sueltos por el camino del debate. Zamora enterró la que había sido la promesa más repetida por Vox al recordarle al candidato que «no basta con decir que se van a bajar todos los impuestos y tasas, sino que hay que saber de dónde recortar los gastos». Por momentos, aunque en discursos muy diferenciados, algunos partidos coincidieron en sus propuestas:contacto con empresarios, Vox y Cs, y sindicatos, Unidas Podemos;menos trabas administrativas para la apertura de negocios y la recuperación de espacios públicos incluso para la instalación de negocios privados.
En ese epílogo, Nieves Peinado enlazó mejor su cierre aunque evitó una réplica que desde Vox le demandaban, cuando Ruiz-Valdepeñas disparó con el ideario nacional y criticó las políticas feministas «porque olvidan la igualdad del hombre». El disparo no hizo blanco en ninguno de los candidatos y el debate expiró sin que unos y otros esbozaran posibles alianzas más allá de las que el azar, caprichoso, dibujó en la colocación de sus atriles. 

Debate electoral de los candidatos a la Alcaldía de Ciudad Real Tomás Fernández de Moya
Debate electoral de los candidatos a la Alcaldía de Ciudad Real - Foto: Tomás Fernández de Moya
El debate repasa propuestas pero no define alianzas Tomás Fernández de Moya
El debate repasa propuestas pero no define alianzas - Foto: Tomás Fernández de Moya
El debate repasa propuestas pero no define alianzas Tomás Fernández de Moya
El debate repasa propuestas pero no define alianzas - Foto: Tomás Fernández de Moya
El debate repasa propuestas pero no define alianzas Tomás Fernández de Moya
El debate repasa propuestas pero no define alianzas - Foto: Tomás Fernández de Moya