Píldoras para tratar el miedo

Agencias
-

La expansión del coronavirus ha estado protagonizada por la rápida progresión de este patógeno, los bulos, los temores y muchas dudas que se pueden solucionar con buenas dosis de información veraz

Píldoras para tratar el miedo - Foto: José Jácome

Tirando de tópico, la del coronavirus era la crónica de una pandemia anunciada. Desde que se desataran los primeros casos en China a finales de enero hasta su salto a Italia y su posterior asentamiento en España, al Covid-19 le han acompañado los bulos, el miedo y las dudas.
¿Cómo se contagia? ¿Puedo viajar si no he dado positivo? ¿Es cómo una gripe?, las respuestas a estas dudas las dan profesionales de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, que mantienen el contacto más cercano con los pacientes.
En un encuentro de esta sociedad médica, los doctores Milagros González Béjar, Manuel Linares Rufo, Paolo Ciardo y Fernando de la Calle ofrecen esta información para los ciudadanos, pero también para los profesionales de Atención Primaria «cuyo esfuerzo es fundamental para aplicar las medidas de contención».
El Covid-19 es un virus nuevo, no conocido, del que empezamos a recibir noticias en relación con gente con neumonía, con sintomatología respiratoria y que ha ido aumentando el numero de casos hasta que han saltado las alarmas. El período de incubación es de uno a cinco días aproximadamente y puedes estar asintomático y empezar con síntomas pasados unos días después del contacto.
Es de inicio brusco, aparece de repente fiebre alta, con tos, en algún caso malestar general y dificultad respiratoria.
Quizá una de las preguntas más habituales es cómo afecta a las poblaciones de riesgo, ya que la gran mayoría de los casos positivos son pacientes con patologías preexistentes y eso favorece el empeoramiento de esas sintomatologías respiratorias que tienen y que hay una evolución que requieren en algunos casos la intubación del paciente. Tenemos que cuidar el doble a todas las personas con factores de riesgo y gran parte de las medidas de contención es para protegerles.
Parece que los niños pueden jugar un papel de hiperdiseminadores de la enfermedad, por eso ojo con los abuelos que cuidan de los nietos, deben extremar la higiene y todas las medidas de protección. No tener colegio o no ir a trabajar no son unas vacaciones, hay que concienciarse de que es un esfuerzo social e insistir en el mensaje de que cuanto más en casa, mejor.
La labor de Atención Primaria es fundamental, ya que el cribado que se hace en las consultas es clave para la identificación de posibles casos para cortar la transmisión y aplicar las medidas de aislamiento o derivación hospitalaria. Si hay una persona con síntomas compatibles se considera caso sospechoso y se manda a domicilio si la situación del paciente es buena.
¿Y qué debe hacer la persona que convive con el positivo aislado en su domicilio? El conviviente tiene que evitar infectarse. Si puede usar un baño él solo mejor. Es importante ventilar las habitaciones, utilizar la lejía que elimina las partículas del virus y no olvidar que el familiar es un apoyo para esa persona y hay que dar un mensaje de tranquilidad, pero manteniendo la prudencia.
Tener antitérmicos -ibuprofeno (recientemente el ministro de Sanidad francés ha apuntado que los antiinflamatorios agravan la infección) y paracetamol-, una buena hidratación y sentido común también puede resultar de utilidad.

Mejor, en casa 

Muchas personas de las que están confinadas en sus hogares se plantean si pueden salir en algún momento a pasear o tomar el aire. El mensaje de los expertos es que cuanto más se quede uno en casa mejor. Si hay un patio interior sí se puede salir, pero a la calle no se sabe quién está delante caminando y hay gotas que caen, partículas en el aire de cualquier persona que ha pasado por el mismo sitio. Es un esfuerzo, pero es mejor quedarse en casa.
Todo indica que, además, sufrir la enfermedad no es inmune luego a ella, por lo que se deberán seguir tomando medidas para no contagiarse y no contagiar como el lavado de manos y la protección respiratoria
Otro punto importante que destacan los médicos es el mito de que no hay pacientes jóvenes en estado grave por este patógeno. Sí, los hay, pero el patrón de complicaciones es de las poblaciones de riesgo. El global de los pacientes ingresados graves son con factores de riesgo.
La teoría está sobre la mesa. Ahora hay que ponerla en práctica. El país está todavía en curva ascendente, los escenarios si las medidas funcionan, es de dos o tres semanas, pero se irá viendo porque depende de la ciudadanía; #YoMeQuedoEnCasa.