La capital reduce el plazo de pago a proveedores a 9 días

M.L
-

El concejal de Hacienda ha venido defendiendo la liquidez de la que goza la administración local y la voluntad del equipo de Gobierno de abonar el pago de facturas con la celeridad

La capital reduce el plazo de pago a proveedores a 9 días - Foto: Tomás Fernández de Moya

El pago a proveedores es uno de los indicadores de la ‘salud’ de la economía de una administración, al menos en cuanto a su disponibilidad de fondos para atender con celeridad el pago de facturas a las empresas que le abastecen de bienes y suministros. En ese parámetro, el Ayuntamiento de Ciudad Real registró una mejoría en el último mes, ya que en julio el periodo medio de pago a los proveedores se situó en los nueves días, frente a los 12 días de junio.  
Los datos, publicados recientemente en la página web del Consistorio de la capital, son remitidos  mensualmente al Ministerio de Hacienda, una de las medidas que se puso en marcha en la época de crisis y que estuvo motivada por la gran deuda que acumulan las administraciones públicas y que lastraba a su vez la toma de decisiones en la inversión y otras líneas de actuación.
En ese control del plazo de pago a los proveedores se fijó plazo de 30 días desde que se registraba la factura en la administración hasta que se aprobaba por la correspondiente Concejalía de Hacienda, así como otros días desde su aprobación hasta su pago. El objetivo era que el plazo no excediera de los dos meses, impidiendo así que se ‘ahogara’ también a las propias empresas por el elevado tiempo de demora que se llegó a registrar años atrás.
No obstante, ya antes del verano, el concejal de Hacienda, Nicolás Clavero, se refirió a la «nueva regulación» establecida para medir este parámetro económico, de manera que «el plazo del pago de las facturas se calcula desde la fecha de entrada en el registro electrónico hasta la fecha de pago». Ese índice se situó en los nueve días, según la última cifra publicada por la Administración local.
De hecho, el concejal de Hacienda ha defendido la liquidez con la que cuenta el Consistorio de la capital, incluso ante la situación de bloqueo político que atraviesa el país y que está derivando en retrasos en la comunicación de la liquidación del Estado de 2017 y también en la aportación que debe llegar en 2020 al Ayuntamiento fruto de su participación en los tributos del Estado y del Fondo Complementario de Financiación. Desde el equipo de Gobierno municipal han incidido siempre en su voluntad de abonar lo más rápido posible a los proveedores.