El ascenso como gran objetivo

Manuel Espadas
-

El conjunto ciudadrealeño vuelve a marcarse como meta subir a la Liga Asobal en un nuevo curso liguero que inaugura este sábado (18 horas) en el Quijote Arena frente al Palma del Río

La plantilla del Vestas Alarcos posa en el Quijote Arena. - Foto: Pablo Lorente

Hoy, recibiendo en el Quijote Arena al Palma del Río, comienza la quinta aventura del Vestas Alarcos en la División de Honor Plata, una categoría a la que el club que preside Juan Pablo Marciel llegaba en 2015 «para no quedarnos», recordando sus mismas palabras. Cinco años después, el equipo sigue inmerso en una competición en la que vuelve a partir entre los favoritos para pelear por el ansiado ascenso a Asobal (el campeón sube directamente y los cuatro siguientes jugarían fase). ¿Será éste el año? Atrás quedan tres intentonas, la última saldada de manera amarga en Sagunto, ya que suponía un gris epílogo a su mejor temporada en Plata. Y es que los de Márquez fueron de más a menos, llegando al momento de la verdad con dudas.  
Pero eso ya es historia, y más cuando este nuevo Vestas Alarcos poco tiene que ver con aquel. Presenta hasta siete refuerzos y nueve ausencias con respecto al pasado curso. Un equipo ‘nuevo’ en las manos del mismo cuerpo técnico y con una vocación recalibrada: ante todo, la defensa.
Para ello, Javier Márquez reclutaba al pivote Carles Asensio (At. Novás), a los laterales Héctor González (At. Valladolid), Eloy Krook (Palma del Río) y Frank Cordiés (HV Grün Weiss de Alemania), al central Sergi March (Bordils) y a los porteros Kostas Kotanidis (PAOK de Grecia) y Óscar Ruiz (Caserío). Más altura y kilos para una plantilla en la que causaban baja Parker y Roberto Rodríguez, Revuelta, Candeleda, Ángel Pérez, Fran Vidal, Toni Sarió y Álex Plaza,  cedido precisamente al rival de hoy.
 

(más información en la edición impresa)