La asamblea como modelo de decisión

Manuela Lillo
-
Una asamblea de Ganemos. - Foto: Rueda Villaverde

Ganemos ha mantenido la fórmula de las asambleas como vía de desarrollo de participación ciudadana. La última celebrada dio luz verde a la negociación de los presupuestos y contó con la presencia destacada de sindicatos, que habían sido invitados.

El futuro político de la ciudad en la última legislatura se decidió en la plaza del Pilar. Fue en una asamblea ciudadana promovida por Ganemos y celebrada el 10 de junio de 2015, cuando se acordó respaldar la investidura de la socialista Pilar Zamora como alcaldesa y que Ganemos ejerciera la oposición en el Ayuntamiento. Aquel hito introdujo en la vida política municipal la fórmula asamblearia para la toma de decisiones, una seña de identidad de Ganemos que se escenificó también el pasado 25 de febrero, a propósito del debate sobre el presupuesto del Ayuntamiento de 2019.  
En esta última asamblea, a la que pudo asistir La Tribuna, se dio vía libre al Grupo Municipal Ganemos para negociar las cuentas de este año, que finalmente se saldó con el acuerdo del Pleno del miércoles. En total, una treintena de personas, entre vecinos, representantes del ámbito de la cultura, de movimientos sociales, los propios ediles de Ganemos, el candidato de Podemos a la Alcaldía, Mario Herrera, o varios representantes de los sindicatos en el Ayuntamiento asistieron a esta asamblea para abordar las cuentas de la capital. De los sindicatos, que fueron invitados a esta asamblea, partieron gran parte de las intervenciones que se fueron sucediendo de manera dinámica a lo largo de la celebración de esta asamblea en la que se abordaron cuestiones como la fallida remunicipalización de servicios, la oferta de empleo pública del Consistorio, las carencias en el ámbito de la participación o las diferencias del modelo que tiene el PSOE y Ganemos en relación a cuestiones como la movilidad, la cultura o el modelo laboral. En relación a las propuestas sindicales, que se considera que han podido ser claves para que Ganemos dé su apoyo a los presupuestos, se subrayó la defensa de este grupo de las medidas en favor de los trabajadores y, a su vez, la imposibilidad de aprobar la implantación de la carrera profesional si no hubiera salido adelante el presupuesto. «No da tiempo», pusieron de manifiesto los sindicatos en relación a la fórmula alternativa, que hubiera sido la modificación de crédito.
La celebración de estas asambleas ha sido una constante a lo largo de esta legislatura. «Normalmente se celebran un par de veces al mes y, en cualquier caso, siempre una antes del Pleno», informó a este diario la portavoz de Ganemos, Nieves Peinado, quien detalló que en ellas se deciden cuestiones relativas a las mociones. También se aborda cualquier cuestión que se deba aprobar y que no requiera de la toma de decisiones urgente por parte del grupo municipal, del mismo modo que determinan en asambleas los actos a los que van o no asistir, así como las actividades a llevar a cabo.
A estas asambleas se convoca a quienes están inscritos en un listado con el que cuenta Ganemos, que distingue entre dos formatos: la asamblea propiamente de Ganemos, y las asambleas de barrios, que tienen lugar en distintas zonas de la ciudad y en la que invitan a todos los vecinos. «Son abiertas pero se convoca a los inscritos», matizó Peinado en relación a las primeras, donde no son «para nada estrictos» en cuanto a las  intervenciones, que fluyen en mayor o menor medida sobre diversos temas.
No siempre se votan los acuerdos, pues depende si se percibe consenso o no en los debates. La presencia en las mismas es «variable y depende de los temas y del número de asambleas que se celebran al mes, vascula entre las ocho y quince personas». Las asambleas se complementan con grupos de trabajo y mesas de coordinación con la participación de distintos integrantes de Ganemos. Todo ello encaminado a tejer una red de participación que busca llevar la toma de decisiones más allá de las paredes del Consistorio.