Entregan el plan de restauración de la mina de fosfatos

A. Criado
-

Los promotores de la mina de fosfatos que pretenden impulsar en Fontanarejo le han hecho entrega a la Consejería de Desarrollo Sostenible del plan de restauración de este proyecto, el paso previo para la obtención de la concesión de explotación

Los promotores de la mina de fosfatos que pretenden impulsar en Fontanarejo le han hecho entrega a la Consejería de Desarrollo Sostenible de Castilla-La Mancha del plan de restauración de este proyecto minero, el paso previo para la obtención definitiva de la concesión de explotación, derivada en este caso del permiso de investigación Sol-2. Se abre ahora un plazo de 30 días para consultar el documento y presentar posibles alegaciones. Se trata de un paso más, conforme a lo establecido en el Real Decreto sobre gestión de los residuos de las industrias extractivas y de protección y rehabilitación del espacio afectado por actividades mineras, de un proyecto que ya recibió el visto bueno ambiental de la Junta de Comunidades en noviembre de 2018. Precisamente, el plan de restauración presentado ahora por Alcudia Phosphates tiene que ajustarse a rajatabla a lo dispuesto en el Estudio de Impacto Ambiental y en la información complementaria. La legislación vigente establece la necesidad de elaborar este tipo de planes. Un ejemplo de su utilidad lo encontramos a pocos kilómetros de distancia, en Puertollano, donde Endesa culminó en 2017 un proceso de restauración medioambiental de los emplazamientos mineros en los que había realizado históricamente labores de extracción de carbón a cielo abierto. Hoy se pueden observar pastos, cultivos de cereales, frutales, un lago, vegetación autóctona y un olivar que aporta una materia de calidad para la producción de aceite virgen extra. Según figura en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), el proyecto se centra en una superficie de 42 cuadrículas mineras, equivalente a unas 1.260 hectáreas, todas ellas en el término municipal de Fontanarejo. Esta explotación minera para la obtención de concentrado fosfórico sería la única existente en la Unión Europea, ya que actualmente este material, que presenta numerosas aplicaciones, se importa desde otros países extracomunitarios. La explotación minera, apunta la DIA, acarrearía la apertura en la comarca de un entramado empresarial asociado a la industria derivada de este tipo de productos, lo que generaría puestos de trabajo directos e indirectos, como medida para combatir la despoblación que amenaza a estos territorios ante la falta de oportunidades. En concreto, el proyecto contempla la apertura de una mina a cielo abierto con una vida útil de 35 años, un periodo en el que se ha previsto la extracción de un volumen bruto total de material de 7,7 millones de metros cúbicos, de los cuales se estima que 0,9 millones serán aprovechables en una planta de tratamiento asociada esta explotación minera. Las organizaciones conservacionistas han mostrado su oposición a este proyecto, ya que se pretende abrir a solo 10 kilómetros del Parque Nacional de Cabañeros y a menos de dos kilómetros del núcleo urbano de Fontanarejo. Ecologistas en Acción, el pasado mes de junio, entregó en la sede la Junta de Comunidades en Toledo más de 100.000 firmas en contra de esta iniciativa por su «grave afección» a la población el agua y la fauna.