Afirman que un mayor riego pondría «en peligro» el consumo

Manuela Lillo
-

El presidente del organismo de la cuenca explica que el abastecimiento a la población es prioritario y se debe garantizar, al tiempo que apunta a la falta de planificación de los regantes

Afirman que un mayor riego pondría «en peligro» el consumo

No se abrirá el grifo para los regantes de Torre de Abraham. La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha rechazada la petición de un nuevo hectómetro cúbico por parte de dicha comunidad de usuarios y lo argumenta en que la derivación de un mayor volumen de agua para el riego pondría «en peligro» el uso prioritario del recurso hídrico: que es el consumo por parte de la población. En este sentido se pronunció el presidente del organismo de la cuenca, Samuel Moraleda, quien, aunque matizó que ese nuevo hectómetro cúbico no se había solicitado formalmente, no se atenderá esa nueva petición de los regantes.
«Se han superado con creces los cupos asignados para esta zona regable y no podemos poner en peligro los usos prioritarios de la cuenca, que son los abastecimientos a las poblaciones», afirmó Moraleda a La Tribuna. Explicó que se debe garantizar el abastecimiento a una población de unos 125.000 habitantes y recordó que la dotación de agua a los regantes de Torre de Abraham se aprobó a primeros de marzo en una junta de explotación, a fin de que pudieran hacer una planificación adecuada de sus cultivos. Se les concedieron 28 hectómetros cúbicos y ya han consumido 31,5 hectómetros, un 12,5 por ciento más de lo asignado.
De hecho, la CHG autorizó ese uso adicional del recurso hídrico por parte de los regantes de Torre de Abraham en un «exceso de sensibilidad» y teniendo en cuenta la economía de la zona. La última autorización ‘extra’ se hizo por 1,4 hectómetros y se ha consumido en esta última semana, por lo que los regantes han pedido otro hectómetro cúbico más. La CHG por su parte, cerró ayer las válvulas del embalse.
Moraleda insistió en que se debe garantizar el agua para el abastecimiento a la población y que la decisión «no es un capricho», sino que así se establece en el plan de sequía. Detalló que el embalse de Torre de Abraham acumula unos 18 hectómetros cúbicos, el 10% de su capacidad, mientras que Gasset cuenta con unos 15, el 38%. Ambos deben atender el consumo diario a una población de 125.000 habitantes, que ‘beben’ unos 10 hectómetros cúbicos al año, un tercio del agua que han consumido los regantes en estos meses.
En cuanto a la concentración de los regantes de Torre de Abraham criticando a la CHG, Moraleda respondió: «Respeto todo tipo de manifestaciones, pero intentar culpabilizar al organismo de cuenca de esto...Creo que se ha hecho una gestión, cuanto menos, discutible sobre el recurso que tenían a su disposición a primeros de marzo, debería haberse hecho un uso más racional del recurso asignado y no llegar a esta situación. Desde otros órganos de gestión no se ha llevado a cabo ni una planificación, ni una gestión adecuada del volumen asignado, que además se ha ampliado hasta los 3,5 hectómetros».
La CHG cuenta con el apoyo de la Mancomunidad del Gasset o de la Mancomunidad del Valle del Bullaque. «Desde la Mancomunidad del Gasset nuestra postura es la de apoyar la decisión de la CHG, que lo que hace es aplicar el protocolo establecido», afirmó su presidente, Casimiro Pastor, quien agregó: «Es prioritario el agua de beber al de regar, aunque entendemos las necesidades de los regantes». Además, desgranó la gran cantidad de actuaciones realizadas por dicha comunidad para reducir el uso del agua y concienciar a la población, tales como la renovación de tuberías. «Ya sabían lo que había», dijo el presidente de la Mancomunidad Valle del Bullaque, Dionisio Vicente, en relación a la dotación asignada para el riego en marzo, al tiempo que expresó su preocupación por garantizar el consumo, también con la calidad debida y para toda la población, también los propios regantes. «Cada uno tiene su dotación y tiene que adaptarse», afirmó Cesáreo Salcedo, de los regantes del Gasset. 

 

Los regantes se concentran hoy ante la sede de la CHG

La Comunidad de Regantes de Torre de Abraham convocó ayer una concentración en la sede de dicha comunidad, en Pueblo de Nuevo del Bullaque, para reclamar a la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) la autorización de otro hectómetro cúbico más de agua para atender las necesidades hídricas «del maíz tardío».  
La presidenta de dicha comunidad de regantes, María del Mar Rodríguez, afirmó que dicha concentración contó con la presencia de «unas 300 personas». Además, para hoy está prevista otra nueva jornada de protesta. Será a las 9.00 horas ante la sede de la Confederación Hidrográfica del Guadiana en Ciudad Real, en la carretera de Porzuna.
Rodríguez detalló que hay «entre 60 y 70 familias» que tienen sembrado el maíz tardío y que necesitan el agua ya, pues explicó que si les llegase la semana que viene, la cosecha se echaría a perder.
Las condiciones meteorológicas no favorecen además a los regantes. El calor y la falta de lluvia han marcado esta campaña en la que han tenido que echar mano del agua para todo, incluso para la siembra.
En relación con el cultivo del maíz, un gran consumidor de agua en una tierra seca como es La Mancha, Rodríguez replicó que «el brócoli, la cebolla u otros cultivos no dan resultados en la zona» aunque se ha aumentado en la implantación del olivar, un cultivo tradicional en la provincia que ‘bebe’ menos agua.