Casi 100.000 euros para restaurar dos emblemas ferroviarios

A. Criado
-
Casi 100.000 euros para restaurar dos emblemas ferroviarios

El Consistorio acometerá obras de reforma en el pabellón para el control de agujas y el depósito de aguas, dos edificios del siglo XIX ubicados en la calle Don Javier

El Ayuntamiento de Socuéllamos invertirá cerca de 100.000 euros en la recuperación del pabellón para el control de agujas y el despósito de aguas, dos edificios ubicados en la calle Don Javier que forman parte del patrimonio histórico ferroviario de la localidad. Se sumarán al Centro Comarcal de Dinamización de la población rural, ubicado en la antigua estación de Renfe y que será inaugurado hoy. Además, el Consistorio destinará alrededor de 250.000 euros a las obras de urbanización alrededor de este edificio, completando así un proyecto global que pretende poner de relieve «la importancia que tuvo y que tiene el ferrocarril en la historia de esta localidad».
Así lo subraya a La Tribuna la alcaldesa de Socuéllamos, Pruden Medina, que explica que el pabellón de agujas era una instalación para el control y cambio de vías que perteneció a un sistema de infraestructuras al servicio de la línea ferroviaria de Madrid-Almansa, en el tramo entre Alcázar de San Juan y Albacete. De planta rectangular y con dos alturas, este pequeño pabellón en ladrillo visto, hierro y vidrio fue construido en el siglo XIX. En la planta baja albergaba un almacén, un taller y la estancia para el personal de maniobras, mientras que en la planta primera se encontraba la garita de control de agujas.
Sin uso actual, su estado de conservación es deficiente, aunque no ruinoso. El proyecto consiste en reformar el pabellón desde su construcción original dotándolo de una escalera interior de acceso a la planta primera, una pequeña zona verde perimetral urbanizada e instalaciones mínimas eléctricas de iluminación y seguridad. Otro de sus objetivos es protegerlo de las filtraciones de agua en la cubierta y de posibles actos vandálicos para su conservación y uso y disfrute actual y de las próximas generaciones.
También en el barrio de La Estación, el depósito de aguas es un elemento característico de la arquitectura industrial. Está compuesto por un cilindro metálico en la parte superior y una base también cilíndrica de ladrillo rojo en la parte inferior. Actualmente se encuentra muy dañado debido al transcurso del tiempo y los pocos cuidados, a los actos vandálicos, los tapiados para no permitir el acceso y el anidamiento de aves. También data del siglo XIX y, al igual que el pabellón para el control de agujas, pertenece a Adif.
El proyecto encargado por el Ayuntamiento socuellamino contempla una reforma de este pabellón desde su construcción original, dotándolo de un refuerzo estructural del pilar central de ladrillo dañado, una pequeña zona verde perimetral urbanizada, protegiendo el árbol que hay próximo, e instalaciones mínimas eléctricas, de iluminación y seguridad. Se adoptarán medidas para evitar la oxidación del hierro industrial y evitar las filtraciones de agua.
urbanización. Tras la inauguración este lunes del Centro Comarcal de Dinamización de la población rural, el Ayuntamiento licitará las obras de urbanización alrededor de la antigua estación de Renfe. Según avanza Medina, este proyecto contempla la recuperación de la antigua marquesina de la estación y la colocación de elementos propios del sector ferroviario. En este sentido, el Ayuntamiento ha solicitado a Adif la cesión de una locomotora o vagón de tren. La suma de todos estos proyectos supera los 800.000 euros.
«Al principio de legislatura nos comprometimos a recuperar todos los edificios ferroviarios (el muelle es otro de los objetivos), un patrimonio industial que añadiremos a nuestra oferta enoturística, en la que destaca el Museo Torre del Vino, y otros elementos como la Casa de la Encomienda», enfatizó la regidora.
 

Casi 100.000 euros para restaurar dos emblemas ferroviarios
Casi 100.000 euros para restaurar dos emblemas ferroviarios