Misión en Anduva

Alemoy
-
Claudio, máximo realizador del conjunto de Miranda, choca con un portero en un partido de Liga. - Foto: Truchuelo (Diario de Burgos)

El Yugo Socuéllamos, mentalizado y sin complejos, visita este miércoles (18.30 horas) el emblemático estadio de Miranda de Ebro en la primera batalla de las semifinales de la Copa Federación

La Copa Federación apetece, y mucho, en Socuéllamos. Con los deberes ligueros más que hechos, el Yugo se conjura hoy para volver a dar un paso al frente en su camino hacia la gran final de la también conocida como la Copa del Rey de los modestos. La meta está cada vez más cerca, aunque también es cada vez más complicada. Después de superar tres eliminatorias ante rivales de un perfil más o menos parecido al suyo, la misión para los de Mario Simón se ha vuelto más que exigente al verse emparejado en semifinales con el Mirandés, actual segundo clasificado del Grupo 2 de la Segunda B; una dura eliminatoria cuyo primer asalto se disputa esta tarde en el Estadio Municipal de Anduva de la localidad burgalesa, un recinto que en los partidos ligueros supera los 2.500 aficionados en las gradas.
Esta Copa apetece, y mucho, por el prestigio que conlleva medir fuerzas con clubes de la entidad como éste, y en campos de renombre nacional. Y también por el suculento premio en metálico que se va a repartir en estas dos últimas rondas. Por el hecho de haber accedido a esta penúltima eliminatoria los manchegos ya se han embolsado 12.000 euros, y ahora aspiran a los 30.000 con los que se premiará a los dos finalistas, y, siendo ambiciosos, a los jugosos 90.000 con los que se obsequiará al campeón.
El Yugo Socuéllamos se pudo permitir el lujo de economizar desgaste físico y mental en su último compromiso contra el Guadalajara (2-1), ante el que tuvo que darle la vuelta al marcador en un partido que, a pesar de ello, dio la sensación de que estaba totalmente controlado por los de Mario Simón.
La única ausencia obligada en la convocatoria socuellamina es la de Chupi por sanción. El Yugo no renuncia a dar la sorpresa en campo burgalés, o al menos a obtener un resultado que deje la eliminatoria en el aire para el segundo partido en el Paquito Giménez. «Queremos hacer algo bonito allí, lograr un resultado que deje la eliminatoria abierta, para poder concluirla en nuestra casa», afirma Mario Simón.