scorecardresearch

Alegan contra el Plan del Guadiana por conducir «a la ruina»

M. Lillo
-

Asaja o la Comunidad de Usuarios Mancha Occidental II ya han presentado sus reclamaciones al documento elaborado por la CHG para el periodo 2022-2027

Una explotación de regadío de la provincia. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Plan Hidrológico del Guadiana previsto para el periodo 2022-2027 conduce «a la ruina» al sector agrario y por esta razón, organizaciones agrarias como Asaja Ciudad Real o la Masa de Usuarios de Agua Subterránea Mancha Occidental II presentaron ayer sus alegaciones al mismo, dado que el plazo de exposición pública finaliza hoy. 

En este sentido, el secretario general de Asaja Ciudad Real, Florencio Rodríguez, afirmó a este diario que el plan «no asume nada de lo que es la realidad de los agricultores y no plantea inversiones, solo recortes». Del mismo modo indicó que los datos en los que se basa la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) para imponer el régimen de extracciones «no son ciertos» y de ahí que el sector se encuentre ante «una incertidumbre grande». 

Asaja Ciudad Real, cuyas alegaciones van «en la línea» de las presentadas por los regantes, las cooperativas agroalimentarias, las comunidades de usuarios de agua y otras organizaciones agrarias, ha presentado un total de ocho alegaciones al Plan Hidrológico del Guadiana y una al Plan Hidrológico del Guadalquivir, en este caso relacionada con la presa de Montizón. 

En relación a las del Guadiana alega aspectos como los valores piezométricos en los que se basa el organismo de la cuenca, la demanda de infraestructuras hidráulicas o las mediciones de los niveles de evapotranspiración. 

Por su parte, desde la masa Mancha Occidental II lamentaron que nunca una propuesta había sido «tan lesiva» para los distintos usuarios del agua, como la que ahora se ha expuesto a información pública para este tercer ciclo de planificación. En este sentido, dicha masa de usuarios de agua defiende que es la propuesta de la CHG «es absolutamente contraria a la Directiva Marco del Agua, a la legislación nacional y al desarrollo sostenible, pues en lugar de mantener el equilibrio entre sus tres vertientes (medioambiental, económica y social) aboca a la ruina socioeconómica al sector agroalimentario».