Un político diferente, un docente brillante

Cándido de la Cruz
-

Dionisio Céspedes es nombrado Ciudadano Ejemplar en un acto donde se destacó su carácter bondadoso y su entrega durante su magisterio desde 1958 y en su actividad como concejal del Ayuntamiento de Ciudad Real en 1987

Un político diferente, un docente brillante - Foto: Tomás Fernández de Moya

Cuando Dionisio Céspedes Navas  (4-4-1939, Ciudad Real) se presentó como candidato de Alianza Popular a las elecciones municipales de 1987, en las que resultó elegido como concejal, manifestó que «nadie espere de mí descalificaciones hacia otras personas, mi ánimo es estar al servicio de todos los ciudadrealeños». 32 años después de aquel momento Dionisio Céspedes recibió el reconocimiento de Ciudadano Ejemplar, resultado de toda una vida de servicio público caracterizada por sus virtudes como político dialogante y tolerante. 
Pero la vida pública de Céspedes se centra con su labor docente, que arrancó en 1958 en el Colegio Nuestra Señora del Prado Marianistas, centro que presentó la candidatura de este antiguo profesor para obtener esta distinción que ha sido respaldada por 1.721 firmas de apoyo y 115 adhesiones de diferentes asociaciones y colectivos. 
Rodeado de familiares y amigos, Dionisio Céspedes recibió de manos de la alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, y del presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido, la estatuilla de Don Quijote de la Mancha, un ejemplo del idealismo humano, tal y como el homenajeado. Entre los asistentes, representantes políticos, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, de asociaciones y colectivos de la ciudad y antiguos alumnos que se desplazaron incluso de Madrid para sumarse a un merecido aplauso. 
Un político diferente, un docente brillanteUn político diferente, un docente brillante - Foto: Tomás Fernández de MoyaEn política estuvo sólo cuatro años, de 1987 a 1991, una «etapa que recuerdo con mucho cariño. En aquella época la política era distinta, no había las fricciones de hoy en día. Entre mis primeras declaraciones dije que me preciaba de que no tenía enemigos y sigo preciándome de ello». 
Pero el magisterio de Céspedes ha sido su labor más conocida, tal y como él mismo reconocía, ya que «los alumnos han sido mi vida. Me he sentido muy a gusto en mi profesión, mis esfuerzos los volqué en la docencia». Y entre los agradecimientos, su familia, entre ellos sus ocho hijos y aquellos que ya no le pueden acompañar, y de forma más especial a su mujer, «la dueña de todas mis primaveras, artífice de mi felicidad». 
Zamora aludió a la «bondad de don Dionisio, todo el mundo le define como una buena persona y eso es algo ejemplar», mientras que Bellido hizo alusión a la «idea brillante de comenzar las fiestas con este reconocimiento», al tiempo que elogió a quienes promueven «la solidaridad, la igualdad y el diálogo para construir una sociedad mejor». El carácter bondadoso del ciudadano ejemplar también lo resaltó de manera emotiva su hija Nuria Céspedes, un agradecimiento que extendió a su madre, ya que «al lado de un gran hombre hay una gran mujer, habéis hecho un gran esfuerzo para sacar ocho hijos adelante». La profesora Arancha Canet, desde el propio colegio Prado Marianistas, resaltó el «ejemplo de vocación de don Dionisio, dejó huella». 
Un político diferente, un docente brillanteUn político diferente, un docente brillante - Foto: Tomás Fernández de MoyaSólo tres días después de que finalizase la contienda de la Guerra Civil nacía Dionisio Céspedes, un ciudadano ejemplar que a sus 80 años sintió «un chispazo de emoción» cuando supo que iba a recibir este reconocimiento. 
ruiz yébenes. En este acto, que servía de inicio para la Feria y fiestas de Ciudad Real, también se homenajeó al hostelero Pablo Manuel Ruiz Yébenes, cuya candidatura a Ciudadano Ejemplar fue presentada por la Asociación de Formación Laboral y Ocio Inclusivo Capacidades. En su intervención resaltó «todo lo que he aprendido con las personas con síndrome de Down, me han transmitido amor y todo lo que se lucha por ellos es poco». 


Más fotos:

Un político diferente, un docente brillante
Un político diferente, un docente brillante - Foto: Tomás Fernández de Moya
Un político diferente, un docente brillante
Un político diferente, un docente brillante - Foto: Tomás Fernández de Moya