El Consistorio confía a un abogado el litigio con Dulcinea

D. R.
-
Fotografía de archivo de la Escuela Infantil de Dulcinea. - Foto: D. R.

La oficial letrado, facultada por el Pleno a llevar este contencioso, apuesta por cederlo al abogado externo Luis Sánchez al haber participado en casos similares contra esta misma empresa.

El Ayuntamiento de Puertollano ha tomado la decisión de externalizar la defensa jurídica del contencioso abierto con la mercantil Servicios Infantiles Dulcinea tras la decisión de ésta de abandonar la concesión de la Escuela de Educación Infantil que gestiona en la barriada de Fraternidad, muy cerca del Hospital. Si en noviembre del pasado año el Pleno de la Corporación municipal autorizó la personación de la Administración local en esta causa, representado por la oficial letrado del Consistorio, Carmen Santos, ahora se contratará a un abogado privado para llevar este asunto.
El motivo, según esgrime la oficial letrado municipal, radica en que el abogado elegido, Luis Sánchez, tiene experiencia en litigar con esta empresa representando a otros consistorios por temas similares. Según el informe de Santos, al que ha tenido acceso este diario, «dado que el presente recurso es similar a otros interpuesto por la misma empresa frente a otros ayuntamientos cuya defensa ha sido llevada por el letrado externo don Luis Sánchez, considero adecuado que la defensa de este procedimiento se le encomiende igualmente al abogado externo contratado en virtud de la ‘adjudicación de prestación de servicios jurídicos externos para la defensa del Ayuntamiento de Puertollano en asuntos de especial complejidad técnico-jurídico’, formalizada mediante contrato administrativo de fecha 3 de marzo de 2016».
Éste será uno de los asuntos que se eleven a la sesión plenaria de carácter ordinario que la Corporación municipal celebrará mañana, a partir de las 17.30 horas, el cual irá como ‘dar cuenta’. Este asunto se dirime actualmente en el Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2 de Ciudad Real.
Como ya avanzó este diario, Servicios Infantiles Dulcinea quiere abandonar la concesión administrativa mediante la cual gestiona una Escuela Infantil o Centro de Atención a la Infancia en Puertollano al entender que esta explotación «no ha cumplido con las expectativas de rentabilidad que fueron presupuesto de su instalación y puesta en marcha». Para ello, esta mercantil con sede social en Poblete intentó ejercer su derecho a formalizar una renuncia unilateral al contrato de concesión firmado con el Ayuntamiento en diciembre de 2007 y declarar su resolución.
De este modo, la empresa comunicó esta decisión a la Administración municipal en marzo de 2018 con la intención de abandonar la concesión a fecha 31 de agosto, justo antes del inicio del curso escolar 2018-2019. Sin embargo, el Consistorio desestimó esta solicitud de renuncia unilateral, lo que motivó a la compañía a presentar un recurso contencioso-administrativo, el cual fue admitido a trámite el 30 de octubre por parte del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 2 de Ciudad Real. A raíz de ello, el Consistorio tomó la decisión de personarse en esta causa.
En su propuesta de resolución unilateral del contrato, la empresa esgrime que la inversión para la construcción y equipamiento de su Escuela Infantil ascendió a 852.534,04 euros, de los que 772.552,89 fueron para la construcción y los 79.981,15 euros restantes, para equipamiento y mobiliario. Sin embargo, no se ha cumplido con la rentabilidad prevista, puesto que la capacidad del centro es de 96 plazas y la ratio de optimización de plazas ocupadas es del 90 por ciento, algo que no se produce. Asimismo, la concesionaria alega pérdidas desde 2014 a 2017 a pesar de haber reducido su gastos, principalmente mediante «ajuste necesario de personal» a través de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) acordados con la plantilla de personal «para adecuar las jornadas a la demanda.
Con todo ello, la mercantil no sólo quiere abandonar esta concesión, estipulada en 50 años, sino que exige al Ayuntamiento una compensación económica que rondaría los 600.000 euros.