Un «acicate» para la industria

A. Criado
-

Las explotaciones mineras proyectadas supondrían un espaldarazo para la provincia desde el punto de vista económico y laboral

Paraje en donde está la mina - Foto: /LT

Los tres proyectos mineros proyectados en Ciudad Real pueden suponer un «verdadero acicate» para el desarrollo industrial de la provincia, un sector que no pasa actualmente por sus mejores días. Así lo contempla José María Iraizoz, director del Departamento de Ingeniería Geológica y Minera de la Universidad de Castilla-La Mancha, que apunta al efecto «multiplicador» que tendrían estas actuaciones desde un punto de visto económico y laboral.
Aparte de la repercusión directa e indirecta en la industria, el profesor de la UCLM hace hincapié en la trascendencia que la actividad minera generaría en el sector servicios. Para Iraizoz, la aparición de estos proyectos refuerza la «impresionante» riqueza metalogenética que posee la provincia de Ciudad Real, aunque aún no se puede comparar a la de otros territorios del país como Sevilla o Huelva, donde la actividad minera es «frenética».
La mina de wolframio que se pretende explotar entre los términos municipales de Almodóvar del Campo y Abenójar, la mina a cielo abierto en Arroba de los Montes y Puebla de Don Rodrigo, para extraer minerales pesados como rutilo y zirconio, para posteriormente obtener titanio, y la mina de tierras raras que pretende poner en marcha la empresa española Quantum Minería entre los términos municipales de Torre de Juan Abad y Torrenueva, han situado el foco de la Unión Europea en la provincia de Ciudad Real, por el valor cualitativo de los metales que alberga su subsuelo.
No es de extrañar que, por ejemplo, el Ministerio de Defensa de Francia haya puesto especial interés en apoyar y potenciar el proyecto minero de Explotaciones Mineras de Titanio S.L. en Arroba y Puebla de Don Rodrigo (pendiente de recibir el visto bueno por parte de la Junta de la declaración de impacto ambiental). Su interés por formar parte de este yacimiento minero como socio tecnológico y económico conllevaría a potenciar aún más un proyecto único en España no solo por su producto, sino también por su situación estratégica. Y es que el país vecino es el mayor consumidor europeo de titanio en la industria militar y aeronáutica, el país de la UE tecnológicamente más desarrollado en este metal, como lo demuestran las numerosas cátedras específicas dedicadas a la tecnología del titanio. Actualmente, Ucrania es el principal suministrador de Europa de titanio metalúrgico.
Además, si el proyecto de Quantum Minería ve la luz en la provincia de Ciudad Real, la Unión Europea podrá acabar con la posición de enorme ventaja comercial -casi de monopolio- que China ostenta a día de hoy en relación a la extracción y comercialización de tierras raras, nombre bajo el que se agrupan 17 elementos químicos metálicos usados en la fabricación de alta tecnología: desde ordenadores a televisiones, pasando por baterías de coches híbridos y por los imanes que hacen vibrar los altavoces que producen el sonido de una iPhone.
Existen en el mundo decenas de proyectos de investigación sobre tierras raras, pero el que se plantea en Torre de Juan Abad y Torrenueva puede resultar estratágico «debido al alto contenido en neodimio y europio descubierto», explica el profesor de la UCLM, que avanza que en Bolaños de Calatrava también están llevando a cabo un estudio de similares características.