Gibson cumple su sueño y visita la plaza de toros

LT
-
Gibson cumple su sueño y visita la plaza de toros

El hispanista pisa la plaza que inspiró la famosa elegía de García Lorca sobre la muerte de Ignacio Sánchez-Mejías. «Estar aquí me conmueve. Es como una experiencia religiosa», dijo

El Gran Teatro de Manzanares albergó en la noche del viernes ‘Cómo canta un poeta’, un recital que homenajea a Federico García Lorca en el 120º aniversario de su nacimiento. El barítono Luis Santana, el pianista Antonio López y el hispanista Ian Gibson ofrecieron un emotivo espectáculo que recordó una de las facetas más desconocidas del poeta: la de músico. Antes de su actuación, Gibson tuvo la oportunidad de cumplir un sueño: visitar la plaza de toros de Manzanares, lugar que inspiró la famosa elegía de García Lorca sobre la muerte de Ignacio Sánchez-Mejías.
«A las cinco de la tarde. Eran las cinco en punto de la tarde». Así comienza la elegía más famosa que Federico García Lorca le dedicó a su gran amigo Ignacio Sánchez-Mejías tras su fallecimiento. Y no fue a las cinco de la tarde, sino unos instantes después cuando Ian Gibson hizo realidad un deseo que tenía desde hace décadas: pasear por el lugar en el que el torero falleció aquel fatídico 11 de agosto de 1934 y respirar el ambiente místico que hay en la plaza de toros de Manzanares. «Es como una experiencia religiosa, estar aquí me está conmoviendo», confesó Gibson, que no quiso aproximarse demasiado al estribo en el que se produjo la cornada «porque sería como un sacrilegio».
Acompañado del alcalde de Manzanares Julián Nieva, del concejal Pablo Camacho y de Francisco Jiménez, presidente de la peña taurina Ignacio Sánchez-Mejías, tanto Ian Gibson como Luis Santana conocieron de primera mano todos los rincones y alguna que otra anécdota vividas en la plaza de toros. «Ignacio Sánchez-Mejías está vinculado a Manzanares más que a otra ciudad del mundo, y también García Lorca», recordó Nieva.
Antes de recorrer el albero, la comitiva visitó el nuevo Archivo-Museo Sánchez Mejías, una de las apuestas realizadas por el equipo de Gobierno durante la presente legislatura. «El diseño es estupendo y el sitio es muy acogedor. Es la casa de Ignacio Sánchez Mejías en Manzanares», apostilló Gibson.
Por la noche, el público se dio cita en el Gran Teatro para disfrutar  del recital ‘Cómo canta un poeta’, un homenaje a Federico García Lorca que descubre su faceta de musicólogo. «Hoy la cultura de Manzanares se viste de gala gracias a un espectáculo que conjuga la música con las letras y la con historia, y en el que confluyen dos personajes universales como Sánchez-Mejías y García Lorca», señaló Nieva. «Es una ciudad mundial, es increíble lo que sucedió aquí aquel fatídico día. Y la elegía de García Lorca ha hecho que mucha gente se interese por conocer España y La Mancha después de leerla», concluyó Gibson.