Malagón inunda el Congreso con su tradición y gastronomía

Javier D. Bazaga
-
Malagón inunda el Congreso con su tradición y gastronomía - Foto: JUAN LAZARO

La localidad desembarcó en la Cámara Baja con una jornada sobre su turismo, su historia y su patrimonio, para dar a conocer su riqueza por medio de la sede de la soberanía nacional

Hoy será el debate de las enmiendas a totalidad de los presupuestos generales del Estado, pero el protagonista ayer en el Congreso de los Diputados fue Malagón, ya que una de sus salas más emblemáticas, la sala Ernest Lluch, acogió la celebración de la jornada ‘Turismo, historia y gastronomía de Malagón’ en el Congreso de los Diputados. Una iniciativa con la que los responsables municipales quieren dar a conocer la localidad al resto del país y «presentar la marca Malagón», dijo su alcalde, Adrián Fernández, a través de su riqueza histórica, cultural y, por supuesto, gastronómica.
La vicepresidenta tercera del Congreso, Rosa Romero, fue la encargada de abrir el acto en el que se confesó «casi malagonera» por la cercanía que siempre ha sentido con la localidad por su vecindad con Ciudad Real, de la que fue alcaldesa de 2007 a 2015. Romero felicitó a los responsables de esta jornada por poner en valor la riqueza de la localidad y «abrir una ventana a toda España para contar muy alto los valores y buena gente que tiene Malagón», pronunció.
Junto a ella también estuvo el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, que se declaró «enamorado de Malagón» y «fascinado» por el Convento de nueva planta de Santa Teresa, una de las joyas que preserva el municipio y que ha hecho de él «parte de su seña de identidad» ya que «ha conservado el espíritu fundacional» de aquella reforma que llevó a cabo la santa, destacó Cosidó. Además no pudo evitar referirse a la tradición gastronómica que, según contó, en una ocasión «mis hijos me hicieron desviarme de camino a Córdoba para parar a comer y comprar queso en Malagón». Es por eso que invitó a los organizadores de la jornada a celebrarla también en el Senado.
El diputado nacional José Alberto Martín-Toledano se encargó en esta jornada de hablar precisamente de los productos agroalimentarios y de poner en valor tanto la materia prima así como la tradición transformadora. Obra de una industria que conforman empresas que combinan esa tradición y calidad con la innovación para situarse en muy buena posición en mercados internacionales. «Tenemos empresas que viajan y exportan y ponen a nuestro pueblo al máximo nivel», afirmó cuando habló de su queso manchego, del cordero, el vino, el aceite y de una huerta que ofrece otra de las señas de identidad de la localidad: la judía pinesa.
Al evento asistieron diputados nacionales como Jaime Mateu, María Jesús Bonilla, Isabel Borrego o Silvia Balmaña, entre otros. También vecinos de la localidad y miembros de la corporación municipal que acompañaron al alcalde, así como sus empresarios como Amaya Arzuaga, o representantes de la cooperativa Montes Norte.
El coordinador del Área de Cultura del consistorio, Carmelo Fernández, se encargó de ofrecer una visión detallada de su patrimonio natural y cultural de este enclave del Campo de Calatrava. Pero si los productos y empresas de la localidad tuvieron un lugar destacado en la jornada, también lo tuvo el Convento de San José de Malagón, tercera fundación de Santa Teresa y la única en su estilo de nueva planta. La ponencia corrió a cargo del arquitecto Javier Navarro, que hizo un recorrido por su historia, estructura y diseño ligado a la reforma de la santa.
Al acto no acudió el PSOE de Malagón «por su carácter partidista, su opacidad y secretismo», según argumentan en una nota, en la que señalan que esta marca con un logotipo similar ya existe en la localidad, conformada por empresas que desde la Asociación Producto de Malagón promocionan de manera altruista desde hace tres años, «lo que denota la falta de ideas y el arrogarse el esfuerzo de otros que tiene Adrián Fernández y su equipo», lamentan.