Fenavin suma tres carpas y rozará los 30.000 metros

I. Ballestero
-
Fenavin suma tres carpas y rozará los 30.000 metros - Foto: Tomás Fernández de Moya

La décima edición contará con hasta diez pabellones para conjugar hasta última hora la reforma del pabellón con la celebración de la feria, que espera acoger a cerca de 2.000 bodegas y cooperativas

La Diputación de Ciudad Real activa el plan b para la organización de la décima edición de la Feria Nacional del Vino (Fenavin) que del 7 al 9 de mayo se celebrará en el recinto ferial de la capital. La Institución provincial ha tenido durante muchos meses sobre la mesa dos opciones a la hora de abordar la logística necesaria para levantar una décima edición que debe consolidar a la cita como un espacio ineludible para el mercado del vino nacional, por la necesidad de conjugar su organización con las obras de la primera fase de remodelación del Pabellón Ferial de Ciudad Real. Por eso, la Diputación se dio de plazo hasta finales del año pasado para tomar una decisión al respecto de si paralizar las obras y utilizar el pabellón o continuar adelante y ganar espacio aledaño, y finalmente se ha decantado por una opción que conjuga ambas versiones: ganará dos carpas y evitará el patio y la entrada de la construcción, para organizar un evento que ganará en espacio expositivo y que tendrá más de 33.300 metros de superficie real.
Hasta diez pabellones componen el mapa de la décima edición de Fenavin, que ha tenido que apretarse el cinturón en lo que a espacios comunes se refiere para que las obras de reforma del pabellón ferial no supongan perder espacio expositivo. Al contrario, habrá más metros disponibles para más expositores, y la organización calcula que serán entre 1.900 y 2.000 las bodegas y cooperativas que contarán con un escaparate directo en los tres días que dura la feria, de las 2.224 que se han preinscrito para estar presentes en la cita. De esos diez pabellones, tres son de nueva inclusión: Hafiz, Li Bai y un tercero que operará como pequeño salón de actos para la realización de diferentes actividades. El primero y el segundo ocuparán los aparcamientos del recinto ferial, uno de ellos a continuación de la carpa que se coloca habitualmente para el desarrollo de la feria y otro junto a la parte de atrás de La Granja. El salón de actos se situará junto al pabellón Noé.
El resto de carpas son las que se utilizan habitualmente para la celebración de Fenavin. El pabellón ferial seguirá siendo espacio útil a excepción del patio y el hall de entrada, donde se desarrollan ahora mismo los trabajos, que se interrumpirán durante los días que dure la feria. Esa zona quedará como un espacio publicitario para poner de relieve ante los miles de visitantes de Fenavin las diferentes campañas que desarrolla la Diputación y productos agroalimentarios de la provincia de Ciudad Real. Una de las dos entradas se habilitará entonces por el pabellón dos, Eneo, que conecta lateralmente con el 1 y con el 3. Será desde este último, desde el pabellón Hesiodo, desde donde se accederá al pabellón ferial, que seguirá acogiendo el espacio dedicado a las Denominaciones de Origen y a la Galería del Vino en su primera planta. Entre el pabellón y el Instituto Atenea se volverá a levantar el pabellón Osiris, al que se accede desde la construcción.
En ese lado de la feria, la novedad es el pabellón 10, el salón de actos. Frente al actual pabellón ferial estará la otra entrada, la que permite el acceso a la carpa Ganímedes y que ocupará todo el espacio del primer aparcamiento. Detrás, las dos nuevas carpas: Hafiz y Li Bai. En total, la décima edición de la Feria Nacional del Vino ocupará un espacio de 33.346 metros cuadrados, más de 2.000 metros más de los 31.221 que ocupó la pasada edición. Perderá en zonas comunes (aseos, zonas de paso, restaurantes, etcétera, alrededor de 1.500 metros), pero ganará en espacio expositivo, pasando de los 26.408 metros de la pasada edición a los 29.961 que tendrá la actual.
«Habrá más espacio expositivo y con ello más bodegas, y el coste aumenta en 250.000 euros porque crece el espacio, hay más metros», aseguró el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, que se congratuló de que Fenavin se vaya a desarrollar «sin tener que interrumpir los trabajos del pabellón, que terminarán en el mes de julio». Para recuperar el aparcamiento perdido, a los 10.000 metros cuadrados de zonas aledañas se unirán 4.000 metros en el Quijote Arena. «Será la edición para la consolidación de Fenavin», aseguró Caballero, que destacó el impacto de Fenavin en el negocio del vino.